A puerta cerrada, el Gobierno a través de Ferrovías firmó un contrato con la empresa mexicana Remed S.A. de C.V., con lo que se autoriza el Tren Bicentenario y así iniciar la rehabilitación de 235 kilómetros de la línea del tren en el pacífico de Guatemala.

La Procuraduría General de la Nación (PGN), autorizó un contrato de arrendamiento de bienes inmuebles de utilidad ferroviaria, a favor de Ferrovías, S.A., correspondiente a la División Pacífico, y señala que no es un usufructo.

Lee también: A partir del domingo la Ley Seca tiene nuevo horario

El Procurador General de la Nación, Jorge Luis Donado, fue quien dio el visto bueno de la minuta; la cual se aprobó el 12 de enero pasado, y como el Estado de Guatemala tiene el 80 por ciento de las acciones, la aprobación fue por mayoría, el 20 por ciento de los accionistas no estaban de acuerdo.

El proyecto consiste en una primera fase en la rehabilitación de la ruta ferroviaria desde San Marcos hasta Puerto Quetzal y su operación será por 26 años, con una inversión aproximada de US$700 millones, sin incluir ningún tipo de desembolso por parte del Gobierno de Guatemala.

Firma del contrato

El acto de la firma del contrato, contó con la presencia del Administrador Único de Ferrovías, José Fernando Ulloa Rosenberg; el representante legal de Remed S.A., Carlos Álvarez de Alba; el interventor de Fegua, Augusto Ponce; el ministro de Comunicaciones, Javier Maldonado; y el ministro de Economía, Antonio Malouf.

Álvarez de Alba representante legal de Remed, S.A. de C.V, dijo que este proyecto representa una oportunidad para Guatemala de convertirse en un vehículo de desarrollo, movilidad y crecimiento económico. Añadió que es una oportunidad para lograr acceso a mercados internacionales y convertirse en el “hub industrial” de la región.

Por aparte, Malouf afirmó que la habilitación de la línea férrea será un referente importante. Además permitirá a los pequeños y medianos empresarios, trasladar mercancías en puntos comerciales clave del país.

PDH presenta amparo

Mientras se firmaba el contrato, el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, presentó un amparo para que ese contrato quede suspendido por la poca transparencia.