Las autoridades municipales señalaron que los 18 árboles derribados representaban riesgo para peatones y conductores, debido a su altura y deterioro. 

La vista en el parque a Benito Juárez, zona 3 de la cabecera de Quetzaltenango, cambió. El 28 de octubre empleados municipales iniciaron la tala de árboles, pero una mala maniobra provocó que uno de estos cayera sobre champas y vehículos estacionados sobre la 15 avenida.

Lee también: Hospital Regional Occidente atiende a 27 pacientes con dengue en octubre

Juan Carlos Díaz, director de Servicios Ambientales de la municipalidad justificó en tres razones por las cuales talaron 18 árboles de ciprés y pino. La primera, las raíces se encontraban podridas.

“Eran árboles de 19 a 20 metros de altura, su raíz ya no soportaba el peso y algunas de sus ramas caían. Parte del piso del parque comenzaba a levantarse por lo mismo”, afirmó.

Según Díaz estas especies tenían entre 40 y 50 años. “Prueba del riesgo fue lo ocurrido al inicio de este proceso, que no se tuvo suficiente fuerza para sostenerlo y por eso cayó sobre vehículos, afortunadamente no resultó nadie herido”, agregó.

Vehículos y champas de ventas fueron dañados el primer día de tala. Foto Bomberos Voluntarios.

No era la forma

Si bien había que hacer algo al respecto por el peligro que representaban, esta no era la forma. “Un método para preservar estos árboles pudo ser la poda de las copas, retirar las ramas grandes y secas, así se aminora el peso en el tronco y las raíces”, mencionó, Francisco Lorenzo, ingeniero forestal y abogado.

La segunda razón de Díaz es que la municipalidad tiene un plan para remozar el parque, incluye el cambio de especies y la reposición del arbolado urbano, de acuerdo con los criterios del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

“En lugar de ciprés y pino se van a sembrar eugenias, liquidámbar y jacarandas, especies forestales que no tienen tanto crecimiento y aportan al medio ambiente”, aseguró Díaz.

La tercera para la tala en este parque fue la iluminación. “Se colocarán lámparas nuevas acordes al parque y las ramas obstruían”, refirió director de Servicios Ambientales.

Imagen tomada a mitad de la tala. En su lugar sembrarán especies como eugenias, liquidámbar y jacarandas, esta última propias de climas cálidos. Foto Bomberos Voluntarios.

Población de Quetzaltenango en descontento

La molestia por la destrucción de uno de los pulmones de la ciudad de Quetzaltenango, se ha manifestado en redes sociales. Vecinos indican indignación por el proceder de las autoridades municipales.

De hecho, convocaron a tratar el tema este viernes 10 de noviembre, a las 17:30 horas en el restaurante Rikil Wa en el interior del Centro Intercultural de la zona 3.

La convocatoria se ha hecho viral de la fanpage del Movimiento Indígena Guatemalteco: “reunión urgente para analizar la tala indiscriminada de los árboles del parque Benito Juárez que realizó la municipalidad de Quetzaltenango, acción que ya la han calificado de ecocidio”.

“Parte de los convocantes son ingenieros forestales, abogados y especialistas ambientales, queremos tener diversidad de opinión para hacer un análisis profundo y determinar que procede en este caso”, comentó José Hernández, uno de los organizadores.

Tala podría extenderse al Zoológico

Hernández aseguró que, ante la política municipal de cortar árboles de forma indiscriminada, el Parque Recreativo Zoológico Minerva podría estar también bajo amenaza. “No sabemos la intención de este señor (alcalde Juan Fernando López) para terminar con los árboles, con los pulmones de Quetzaltenango”.

Todo parece indicar que la intención es exterminar los árboles del parque Zoológico. “Por eso, uno de los objetivos de la reunión es conformar un frente de vecinos para evitar que en el municipio se continúen los ecocidios de parte de las autoridades municipales”, agregó. [Por Mirna Alvarado. Vía Ojoconmipisto]