Varias farmacéuticas que trabajan en proyectos de vacuna contra el COVID-19, planean firmar un compromiso conjunto.

Se trata de no sacar al mercado ningún preparado sin haber garantizado del todo que sea seguro y eficaz; e independientemente de posibles presiones políticas.

Lee también: Chile: Más de 425 mil casos de COVID-19, decesos sobrepasan los 11 mil 600

Así lo informaron los diarios The Wall Street Journal y The New York Times. Las compañías rivales planean difundir a comienzos de la próxima semana un comunicado; en él, prometerán no buscar la aprobación de cualquier Gobierno hasta haberse asegurado que su vacuna sea completamente segura y eficaz.

Entre las farmacéuticas; firmarán el documento: las estadounidenses Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. Además, el New York Times agregó que también compartirán el compromiso la británica GlaxoSmithKline, GSK, y la francesa Sanofi.

La iniciativa busca eliminar el escepticismo por el rápido avance de los ensayos clínicos para desarrollar una vacuna. Proceso que normalmente dura años. y a quienes temen que esos proyectos puedan acelerarse por motivos políticos, en detrimento de la posible seguridad o eficacia del producto.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, pidieron la semana pasada a todos los estados del país estar preparados para empezar a distribuir a finales de octubre o principios de noviembre una posible vacuna contra el COVID-19, en caso de que esta se aprobara.

Esas fechas, justo antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, despertaron temores entre algunos expertos en salud pública de que la Casa Blanca pudiera estar presionando para saltarse pasos en el proceso de aprobación de la vacuna, con el fin de potenciar las opciones de reelección del presidente Donald Trump.

El avance de las farmacéuticas buscando la vacuna

Dos de las farmacéuticas que firmarán el comunicado, Pfizer y Moderna, tienen ensayos de fase 3 activos en EE.UU. y ya están inoculando a miles de personas para probar la eficacia de su preparado.

Mientras, el proyecto de Johnson & Johnson está por comenzar sus ensayos de fase 3, y GSK tiene dos candidatas en la fase 1, una de ellas compartida con Sanofi, que cuenta con otro proyecto de vacuna en etapa preclínica.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo esta semana que espera que su compañía tenga suficientes datos en octubre para pedir una autorización para uso de emergencia si los resultados de su estudio son positivos.

Según el New York Times, altos cargos de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU., FDA, de la que dependerá la aprobación de una vacuna en este país, se plantean también emitir otro comunicado conjunto para dejar clara la necesidad de fijarse en la ciencia, y no en otros criterios, a la hora de dar luz verde a la vacuna.

EntreCultura 146

Ciudades

Nacional