El ministro de Salud Pública y Asistencia Social, Hugo Monroy, admitió en una citación en el Congreso haber realizado una “mala ejecución” del presupuesto para la pandemia del COVID-19. Esto por solo haber gastado el 2,18 % de lo asignado.

Monroy fue cuestionado por un grupo de diputados que asistió a la citación de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, acerca de la ejecución presupuestaria.

Lee también: Expertos aseguran que el uso de la mascarilla no provoca falta de oxígeno

El ministro aseguró que no era “vergonzoso”; Sino que había tenido “mala ejecución”, sobre todo por la supuesta “burocracia” que “se lleva un montón de pasos”.

“Más que vergonzoso es bajo. Es una mala ejecución. He hablado con los viceministros y les he dicho hagamos las cosas así rápidas. Cuando yo di la orden, yo mismo di la orden que se hagan las cosas como deben de hacerse. Ya di la orden de que se debe de ejecutar. Porque ustedes -diputados- nos dieron el Estado de Calamidad”, apuntó Monroy.

Para el Estado de Calamidad que aprobó el Congreso a solicitud del Ejecutivo, el Ministerio de Salud cuenta con 1 mil 164 millones de quetzales pero únicamente ha gastado el 2,18 %.

Ministro Hugo Monroy no hay firmas “por temor de ir a la cárcel”

Monroy explicó que sus viceministros no han querido firmar documentos o adquisiciones “por temor de ir a la cárcel”. Por esa razón él mismo se ha encargado de firmar cada decisión.

El presidente de la Comisión de DD.HH., Orlando Blanco, le cuestionó el por qué no había destituido a sus subalternos que se habían negado a firmar, a lo que el ministro dijo que también velaba por los derechos humanos de los funcionarios.

“Cortar la cabeza es muy fácil. Pero es cierto, no es que los defienda, pero tienen mucho trabajo también”, indicó Monroy.

¿Actos de corrupción?

A partir del fin de semana pasado, cuando siete licitaciones fueron declaradas nulas por el Ministerio de Salud para adquirir los productos de protección personal de los trabajadores sanitarios, Monroy decidió realizar compras directas, once semanas después de haberse contabilizado el primer caso de coronavirus el pasado 13 de marzo.

“Me asesoré con el ministro de Finanzas -Álvaro González Ricci- y di la orden porque no podíamos seguir en la lentitud”, dijo Monroy.

Blanco sugirió que, visto la baja ejecución, en el Ministerio de Salud “hay colusión -pacto ilícito en daño de tercero-, hay corrupción, hay negligencia. Pareciera que a propósito se caen los eventos para que ocurra lo que ocurrió el fin de semana: ponerse de acuerdo con los proveedores. En ningún contenido de ninguna ley está permitido que se reúna con los proveedores y acuerden compras”.

Tras el encuentro, Blanco solicitó la dimisión del ministro en una carta al presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei.

Según datos oficiales del Ministerio de Salud, Guatemala ha registrado 3 mil 954 casos positivos del COVID-19, con 63 personas fallecidas a causa de la infección. Además dos muertes por causas ajenas al coronavirus y 289 pacientes recuperados.

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades