El Reino Unido impone desde este lunes nuevas normativas a fin de contener la pandemia, como disponer de un resultado negativo en una prueba de COVID-19.

Además, la obligación de guardar una cuarentena de diez días a la llegada al país, que pueden reducirse a cinco si se vuelve a dar negativo en un test privado.

Lee también: Trump prepara un centenar de indultos pero no se incluye

Ante al surgimiento de nuevas variantes -presumiblemente más contagiosas- del coronavirus; el Gobierno británico suspendió los llamados “corredores aéreos” seguros, establecidos el pasado verano.

De esta manera, todos los viajeros internacionales que llegan a partir de hoy a este país deben haber dado negativo en una prueba de COVID-19, realizada 72 horas antes del viaje; y cumplir además con la cuarentena de diez días, o cinco para quienes accedan a pagarse una prueba privada.

Karen Dee, consejera delegada de la Asociación de Operadores de Aeropuertos; dijo hoy en declaraciones a la emisora BBC Radio 4 que respalda pedir la prueba; y la clausura de esos corredores. Pero subrayó la necesidad de que el Ejecutivo establezca “un camino de salida claro” de esta situación.

Por su parte, el consejero delegado de la aerolínea británica EasyJet, Johan Lundgren; consideró hoy, que el exigir la prueba negativa y cierre de los corredores no tendrá “un impacto significativo” en esa compañía. Ya que “en el corto plazo” el número de vuelos ya está limitado por la pandemia.

El Gobierno analiza asimismo la introducción de un sistema de vigilancia parecido al de Polonia, en el que las personas en cuarentena son contactadas una vez al día para que envíen una fotografía de sí mismos en el lugar donde han decidido aislarse.

EntreCultura 152

Nacional

Ciudades

Login

Welcome to Typer

Brief and amiable onboarding is the first thing a new user sees in the theme.
Join Typer
Registration is closed.