Cuidados para la diabetes: Diez formas de evitar complicaciones | CRN Noticias
Contáctanos

Salud, moda y familia

Cuidados para la diabetes: Diez formas de evitar complicaciones

Los cuidados para la diabetes son una responsabilidad de por vida. Toma en consideración estas 10 estrategias para evitar complicaciones con la diabetes.

Publicado

el

La diabetes es una enfermedad grave. Seguir tu plan de tratamiento para la diabetes conlleva un compromiso permanente. Sin embargo, tu esfuerzo vale la pena. La atención cuidadosa de la diabetes puede disminuir el riesgo de tener complicaciones graves, incluso mortales.

A continuación, te ofrecemos 10 formas de adoptar un rol activo en el cuidado de la diabetes y disfrutar de un futuro saludable.

1. Comprométete a controlar la diabetes

Los miembros de tu equipo de atención para la diabetes, por ejemplo, un médico o proveedor principal de atención médica, un miembro educador del personal de enfermería especializado en diabetes y un dietista, pueden ayudarte a aprender los conceptos básicos de la diabetes y brindarte apoyo en el proceso. Sin embargo, el control de tu afección depende de ti.

Aprende todo lo que puedas sobre la diabetes. Haz que la alimentación saludable y la actividad física formen parte de tu rutina diaria. Mantén un peso saludable.

Controla el nivel de azúcar en sangre y sigue las instrucciones del médico para controlarlo. Toma los medicamentos respetando las indicaciones del médico. Pídele ayuda al equipo de tratamiento de la diabetes cuando la necesites.

2. No fumar

Fumar aumenta el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 y de sufrir diversas complicaciones relacionadas con la diabetes, incluidas:

  • Disminución del flujo sanguíneo en las piernas y los pies, lo que puede provocar infecciones, úlceras y la posible extirpación de una parte del cuerpo por medio de cirugía (amputación).
  • Enfermedad cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Enfermedad ocular, que puede causar ceguera
  • Lesión a los nervios
  • Enfermedad renal
  • Muerte prematura

Habla con tu médico sobre los métodos para dejar de fumar o dejar de consumir otros tipos de tabaco.

3. Mantén la presión arterial y el colesterol bajo control

Al igual que la diabetes, la presión arterial alta puede dañar los vasos sanguíneos. El colesterol alto también es preocupante, ya que el daño a menudo es más grave y rápido si tienes diabetes. Cuando estas afecciones se suman, pueden provocar un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular u otras enfermedades graves que ponen en riesgo la vida.

Consumir alimentos saludables de bajo contenido graso y hacer ejercicio en forma regular puede contribuir en gran medida al control de la presión arterial alta y el colesterol. El médico también te puede recomendar que tomes medicamentos recetados, de ser necesario.

4. Programa de exámenes físicos y oculares regulares

Hazte entre dos y cuatro controles de la diabetes por año, además de los exámenes físicos y oculares de rutina.

Durante el examen físico, el médico te preguntará por tu alimentación y por tu nivel de actividad física, y te revisará para detectar complicaciones relacionadas con la diabetes, como signos de daño renal, lesiones a los nervios y enfermedades cardíacas, así como otros problemas médicos.

El especialista en el cuidado de la vista controlará si hay signos de cataratas, de glaucoma y de daño en la retina.

5. Mantén tus vacunas al día

La diabetes te hace más propenso a contraer ciertas enfermedades. Las vacunas de rutina pueden ayudar a prevenirlas. Pregúntale al médico por las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la influenza. Una aplicación anual de la vacuna contra la influenza puede ayudarte a permanecer saludable durante la temporada de influenza y a prevenir las complicaciones graves de esta infección.
  • Vacuna contra la neumonía. A veces, solo se requiere una aplicación de la vacuna contra la neumonía. Sin embargo, si tienes complicaciones de la diabetes o tienes 65 años o más, es posible que necesites un refuerzo.
  • Vacuna contra la hepatitis B. La vacuna contra la hepatitis B se recomienda para adultos con diabetes que no se hayan vacunado antes y tengan menos de 60 años. Si tienes 60 años o más y nunca te has aplicado esta vacuna, consúltale al médico si deberías hacerlo.
  • Otras vacunas. Mantén la vacuna contra el tétanos al día (por lo general, se aplica cada 10 años). El médico también puede recomendarte otras vacunas.

6. Cuídate los dientes

La diabetes puede aumentar tus probabilidades de contraer infecciones en las encías. Cepíllate los dientes al menos dos veces por día con un dentífrico con flúor, usa hilo dental una vez al día y programa exámenes dentales, por lo menos, dos veces al año. Llama al dentista si tienes sangrado, enrojecimiento o hinchazón en las encías.

7. Préstales atención a los pies

Los niveles altos de azúcar en sangre pueden disminuir el flujo sanguíneo y dañar los nervios de los pies. Si no se tratan, las heridas y las ampollas pueden provocar infecciones graves. La diabetes puede causar dolor, hormigueo o pérdida de la sensibilidad en los pies.

Para prevenir problemas en los pies, haz lo siguiente:

  • Lávate los pies diariamente con agua tibia. Evita sumergir los pies, ya que eso puede secar la piel.
  • Sécate los pies con suavidad, especialmente entre los dedos.
  • Humecta los pies y los tobillos con una loción o con vaselina. No te coloques aceites ni cremas entre los dedos, ya que la humedad extra puede provocar infecciones.
  • Revísate los pies diariamente para ver si tienes callosidades, ampollas, llagas, enrojecimiento o hinchazón.
  • Consúltale al médico si tienes una llaga u otro problema de pies que no se empieza a curar dentro de unos días. Si tienes una úlcera en el pie, una llaga abierta, consulta al médico de inmediato.
  • No camines descalzo en interiores ni en exteriores.

8. Considera tomar una aspirina todos los días

Si tienes diabetes u otros factores de riesgo cardiovascular, como tabaquismo o presión arterial alta, el médico puede recomendarte que tomes una aspirina de dosis baja todos los días para ayudar a reducir el riesgo de sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Si no tienes factores de riesgo cardiovascular adicionales, es probable que el riesgo de tener un sangrado que provoca el consumo de aspirina sea mayor que los beneficios que puede ofrecer. Pregúntale al médico si el tratamiento diario con aspirina es adecuado para ti, y, si es así, cuál sería la dosis ideal.

9. Si consumes bebidas alcohólicas, hazlo de manera responsable

El alcohol puede provocar un nivel alto o bajo de azúcar en sangre, según la cantidad que se beba y si se come al mismo tiempo. Si decides beber, hazlo con moderación; es decir, no más de una bebida por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y dos bebidas por día para los hombres menores de 65 años.

Siempre que bebas, hazlo durante una comida o un refrigerio, y recuerda agregar las calorías de cualquier bebida alcohólica que ingieras a tu recuento diario de calorías. Asimismo, ten en cuenta que el alcohol puede provocar un nivel bajo de azúcar en sangre más adelante, en especial en las personas que usan insulina.

10. Toma el estrés con seriedad

Si estás estresado, es probable que descuides tu rutina de cuidados habituales para la diabetes. Establece límites para controlar el estrés. Prioriza tus tareas. Aprende técnicas de relajación.

Duerme mucho. Y, ante todo, mantén una actitud positiva. El cuidado para la diabetes está bajo tu control. Si estás dispuesto a cumplir con tu parte, la diabetes no impedirá que lleves una vida activa y saludable.

Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Empresarial

¿Cómo evitar que la flema y la congestión se conviertan en problema mayor?

Publicado

el

Por

La flema es un fluido corporal segregado por la mucosa del aparato respiratorio. Su función principal es mantener los conductos lubricados y protegidos de las vías respiratorias bajas, así como atrapar y facilitar el desplazamiento de las partículas extrañas hacia el exterior.

La flema  normalmente es producida en cantidad muy pequeña (100 ml o menos al día) y usualmente es deglutida inadvertidamente. Cuando su producción excede lo normal o aumenta su viscosidad, por una enfermedad o irritación, y se hace manifiesta al dificultar la función respiratoria, el organismo la elimina mediante la tos y la expectoración, siendo estos los síntomas y signos utilizados para evaluar de manera clínica la situación del paciente.

Cuando la flema deja de ser un fluido normal y se convierte en un “problema”

El aumento de la flema es uno de los síntomas más frecuentes de los resfriados y enfermedades respiratorias y, pese a ser un mecanismo de defensa, es la causa principal de la congestión nasal y del pecho. Su segregación en pequeñas cantidades es normal y no suele representar molestia alguna. Sin embargo, cuando se produce en cantidades excesivas puede pasar a ser un problema, puesto que el organismo tiende eliminarla a través de la tos y la expectoración.

El Dr. Herbert Vides, asesor médico de la División de Consumo Masivo de Bayer en Centroamérica y el Caribe, explica que la flema debe comenzar a ser tratada a partir de que esta aparezca y es necesario frenar los síntomas asociados a la obstrucción en las vías respiratorias porque el acumulo de secreciones incrementa los síntomas respiratorios y predispone a complicaciones como procesos sobreinfecciosos bacterianos o la obstrucción de un bronquio o bronquiolo (conductos donde circula el aire dentro del pulmón).

¿Cómo sabemos cuál es la mejor medicación y en qué momento debemos administrarla?

La medicación debe ser aquella que ayude a resolver el problema y los síntomas generados en el paciente o persona. En el caso de la flema aquel medicamento que ayude a eliminar o expulsar la flema de las vías respiratorias

¿Qué consecuencias puede generar una gripe con flema y congestión fuertes?

Puede llegar a complicar de manera importante o significativa desarrollando sobreinfecciones de las vías aéreas altas y bajas, así como obstrucción de las mismas

¿Los síntomas que se presentan son por alergia o por el virus que provoca el resfriado y gripe?

Los síntomas son el resultado del proceso infeccioso viral. El virus al infectar la vía respiratoria provoca las manifestaciones clínicas.

Sobre los tratamientos existentes en el mercado

El Dr. Vides presentó un novedoso producto integrante de la ya conocida familia Tabcin llamado: Tabcin Flema y Congestión, el cual está diseñado para el alivio de los síntomas relacionados a gripe o resfriado como: congestión nasal, congestión y presión en los senos paranasales, dolor de cabeza, dolor de garganta y tos productiva o con flema. “Este producto contiene acetaminofén para el alivio de la fiebre y dolor, fenilefrina para descongestionar las fosas nasales, dextrometorfano para calmar la tos y guaifenesina para fluidificar las secreciones y activar su expulsión de las vías aéreas”, continuó Vides.

¿Qué hace diferente a Tabcin Flema y Congestión de otros antigripales en el mercado?

“Tabcin Flema y Congestión es un antigripal cuya presentación es las cápsulas de gelatina blanda, que además de contener ingredientes para aliviar los síntomas comunes de la gripe, también contiene mucolítico expectorante, el cual ayuda a fluidificar la flema para eliminar de los conductos bronquiales el molesto moco. En cuanto a la posología se recomienda para adultos y niños mayores de 12 años: 2 cápsulas con agua hasta cada 4 horas de ser necesario, considerando que es importante no exceder de 10 cápsulas en 24 horas, y no por más de 5 a 7 días seguidos”, concluyó el asesor médico.

Sobre la estrategia de mercadeo de Tabcin Flema y Congestión

Gustavo Martínez, Gerente de Marketing de Consumer Health para Centroamérica y el Caribe, compartió que “nuestro equipo de marketing de la División de Consumo Masivo de Bayer para Centroamérica y el Caribe, está preparando todo el plan de lanzamiento de este producto que consideramos de alto valor y que viene a ocupar un nicho muy importante de nuestros mercados. Comenzaremos por Guatemala durante este mes de febrero, y desde ya estamos trabajando para lograr llevar este producto a otros países de la región. Estaremos alcanzando a los consumidores a través de distintos canales tales como farmacias, supermercados y pulperías, ya que siempre buscamos las oportunidades para estar a disposición en el momento apropiado”.

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Los trastornos alimenticios pueden afectar a gente de toda edad

Publicado

el

Por

¿Es raro que alguien de 50 años tenga un trastorno alimenticio?

Aunque los trastornos alimenticios son más comunes entre los adolescentes y los adultos jóvenes, afectan también a gente de toda edad, incluso a personas mayores. Los trastornos alimenticios son afecciones serias que se relacionan con conductas alimentarias persistentes y afectan la salud, las emociones y la capacidad de funcionar en áreas importantes de la vida. Los tres tipos más comunes de trastornos alimenticios son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno de alimentación compulsiva. Otros son el trastorno de rumiación y el trastorno por evitación o restricción en la ingesta de alimentos.

La anorexia nerviosa se caracteriza por un intenso temor a aumentar de peso y una percepción distorsionada del peso corporal o de la forma del cuerpo. Las personas con anorexia pueden limitar excesivamente las calorías que consumen o recurrir a otros métodos para perder peso, como hacer ejercicio en extremo y tomar laxantes o pastillas para adelgazar. Estas personas pueden llegar a tener un peso corporal anormalmente bajo. El temor por aumentar de peso también puede acompañarse de vergüenza por ingerir calorías, lo cual se alivia con vómito (purgar) o laxantes.

En la bulimia, las personas normalmente ingieren gran cantidad de comida de una sola vez (alimentación compulsiva). Luego, impulsadas por la vergüenza, se deshacen de las calorías adicionales de forma poco sana, como por ejemplo, mediante vómitos.

El trastorno de alimentación compulsiva está marcado por la impulsividad. Las personas que suelen comer compulsivamente ingieren demasiada cantidad y sienten que no tienen control sobre su forma de comer. Sin embargo, a diferencia de la anorexia o la bulimia, no compensan ese comportamiento. Se cree que el trastorno de comer compulsivamente es el más prevalente entre las personas mayores, quienes tienen las mismas inquietudes respecto a su imagen corporal que sus contrapartes jóvenes.

Un estudio descubrió que el nivel de insatisfacción con el cuerpo es constante entre las mujeres de toda edad y otro estudio observó que hasta las mujeres con peso sano dicen estar insatisfechas con su cuerpo y que “se sienten gordas”. La presión social por ser delgado se vincula con trastornos alimenticios en las personas mayores, igual que ocurre en los adolescentes y los jóvenes. Esos sentimientos pueden sumarse a factores como estrés excesivo en la vida, problemas con la menopausia y temor ante los cambios que la edad hace en la apariencia personal.

Existe el concepto erróneo de que un trastorno alimenticio es simplemente un estilo de vida elegido, pero los estudios muestran que estos trastornos derivan de una compleja interacción entre genética, biología, comportamiento, psicología y factores sociales. En particular, las alteraciones en los circuitos cerebrales vistas en muchas personas con trastornos alimenticios que prácticamente las hacen morir de hambre pueden complicar la recuperación y aumentar la probabilidad de recaer.

El trastorno alimenticio generalmente se controla con un trabajo en equipo que incluye la perspectiva de los proveedores de atención médica, entre ellos, los profesionales de la salud mental y los dietistas. Si bien el tratamiento depende del tipo de trastorno, por lo general, implica enseñar sobre la nutrición, dar asesoría y volver a alimentar a la persona. Además, se podría recomendar un medicamento, sobre todo en los casos de trastorno de alimentación compulsiva.

La terapia cognitivo conductual se usa a menudo en el tratamiento de los trastornos alimenticios porque puede enseñar a quienes los padecen a controlar y mejorar sus hábitos alimentarios, a ser capaces de resolver sus problemas y a explorar maneras sanas de lidiar con los sentimientos y las situaciones de la vida. Los medicamentos no pueden curar los trastornos alimenticios, aunque algunos, como el estimulante lisdexamfetamina (Vyvanse), ayudan a controlar los impulsos de comer compulsivamente, purgar o afrontar las preocupaciones excesivas con dieta.

La mayor parte del tratamiento se puede hacer en consulta externa. No obstante, las personas con casos graves de mala nutrición debido a anorexia o con problemas de salud serios por comer compulsivamente pueden requerir ingresar al hospital o a un programa especializado para trastornos alimenticios.

Si necesita ayuda con algunos comportamientos suyos respecto a la alimentación o con sentimientos acerca de su cuerpo, pida apoyo. Al buscar tratamiento, evitará varias complicaciones de salud graves y, en última instancia, prolongará su vida. De igual manera, si es algún ser querido suyo quien parece mostrar señales de uno de estos problemas, motívelo a hablar con un profesional de la salud. Al expresar su inquietud y deseo de escuchar, posiblemente usted esté abriendo una puerta para que esa persona acepte la ayuda. (Adaptado de Mayo Clinic Health Letter).

Dra. Bethanne Keen, Psicología de Mayo Clinic en Scottsdale, Arizona.

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Las causas de muerte más comunes en el mundo

Publicado

el

Por

La muerte es un destino inevitable para todos y cada uno de los siete mil setecientos millones de personas que hay en la Tierra. Eso sí, algunas causas de muerte son mucho más frecuentes que otras, y no siempre la percepción del riesgo se corresponde, de hecho, con la incidencia de algunas de ellas.

Pongamos algunos ejemplos. El miedo a volar, al ataque de un tiburón, o el miedo a morir por la incidencia de un rayo son algunas de las fobias más comunes; sin embargo, no son en absoluto formas de morir muy frecuentes. De hecho, algunos de los animales más mortíferos de la Tierra no son percibidos como una amenaza por la mayoría de las personas, a pesar de que el mosquito es una vía transmisora de la malaria, enfermedad que causa unas 620.000 muertes cada año a nivel global.

Por otra parte, entre las causas de muerte más comunes, las enfermedades cardiovasculares ocupan los primeros puestos, con diferencia. Las enfermedades cardiovasculares son, desde la segunda mitad del siglo XX, la principal causa de muerte en el mundo. El cáncer la sigue en segundo lugar a nivel mundial, aunque los tumores se convirtieron en la principal causa de muerte en algunos países occidentes a partir de la segunda década del siglo XXI.

Evidentemente, la lista de las causas de muerte más frecuentes depende también de la distribución geográfica de la población. En algunas zonas del planeta se muere más de determinadas patologías que en otras, siendo la malnutrición o las enfermedades digestivas, las enfermedades infecciosas o la diarrea algunas de las causas de muerte más comunes en países subdesarrollados; en cambio, en los países del primer mundo, la gente muere más de cáncer o enfermedades cardiovasculares (estas últimas, por cierto, agravadas por la obesidad o una mala alimentación; la distribución de alimento, curiosamente, influye de manera muy llamativa en las causas de muerte a nivel global).

En el siguiente listado, encontrarás las 30 principales causas de muerte en el mundo y una breve descripción de cada una de ellas, sin tener en cuenta la distribución geográfica; únicamente por número de fallecimientos en todo el planeta. Además, este ranking no ha tenido en cuenta los factores de riesgo, como la obesidad, la mala alimentación, la falta de ejercicio físico… sino que se refiere únicamente a las causas directas de muerte. Todas ellas, están ordenadas de más a menos muertes; es decir, de mayor a menor frecuencia.

Los datos corresponden al año 2017 y han sido obtenidos de la oficina de datos ‘Our world in data’ de la Universidad de Oxford.

1. Enfermedad cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares engloban un conjunto de enfermedades que afectan al sistema circulatorio y vascular: infartos, embolia, trombosis, hipertensión… Son la causa de muerte más común a nivel mundial, y provoca 17,79 millones de muertes.

2. Cáncer

El cáncer no es una única enfermedad, sino un conjunto de enfermedades complejas. 9,56 millones de personas mueren al año a causa de tumores de diversos tipos. El cáncer de pulmón es el tipo de cáncer más frecuente a nivel global; por sexos, el cáncer de mama es el más común en mujeres; y en varones, el más frecuente es el de próstata.

3. Enfermedades respiratorias

Las enfermedades respiratorias pueden estar provocadas por virus o bacterias, alergias o la irritación por agentes tóxicos como el tabaco. Neumonía, EPOC o bronquitis crónica son algunos ejemplos.

Cada año, 3,91 millones de personas mueren por enfermedades respiratorias.

4. Demencia

La demencia es un conjunto de enfermedades asociado a la edad que se caracteriza por un deterioro cognitivo generalizado y, en ocasiones, también físico. El Alzheimer es el tipo de demencia más común, y representa el 70 % de todos los casos de demencia. A nivel global, las demencias son la causa de muerte de 2,5 millones de personas.

5. Enfermedades gastrointestinales

Engloban todas aquellas patologías que afectan a los órganos que conforman el sistema digestivo. Anualmente, acaban con la vida de 2,38 millones de personas.

6. Complicaciones al nacer

Los niños prematuros suelen dividirse en categorías según la semana de su nacimiento y según su peso al nacer. Las complicaciones y desórdenes de los neonatos se llevan 1,78 millones de vidas.

7. Diarrea

La diarrea se caracteriza por el aumento en el número de deposiciones que, en casos extremos, puede llevar a la deshidratación y, en última instancia, a la muerte. Suelen estar producidas con mucha frecuencia por bacterias como E. coli, salmonella, shigella o Campylobacter, presentes en alimentos que no han sido tratados correctamente; por ello, la seguridad alimentaria es vital para reducir el riesgo.

Cada año, 1,57 millones de personas mueren por esta causa en el mundo.

8. Diabetes

Es una enfermedad metabólica que se caracteriza por el aumento de glucosa en la sangre. Existen genes asociados a la indicencia de diabetes, pero también la alimentación es un factor de riesgo.

Por diabetes mueren cada año 1,37 millones de personas en el mundo.

9. Enfermedades del hígado

El hígado es el órgano de mayor tamaño del cuerpo y es fundamental para su buen funcionamiento, porque elimina toxinas, ayuda a digerir los alimentos y almacena energía. Las enfermedades asociadas al hígado matan cada año a 1,32 millones de personas.

10. Accidentes de tráfico

Las lesiones ocasionadas por accidentes de tráfico son la causa de 1,24 millones de muertes en el mundo.

A lo largo de una vida, una persona media tiene 1 probabilidad entre 84 de morir en un accidente de coche. [Muy Interesante]

Continuar Leyendo

Tendencia