Una colaboración entre varias empresas y centros científicos y académicos portugueses ha permitido desarrollar una mascarilla que inactiva el virus que causa el COVID-19. Avalada por el Instituto de Medicina Molecular João Lobo Antunes de Lisboa -iMM-, Portugal.

Lee también: Estados Unidos supera los 4 millones de casos de COVID-19

Este equipo de protección cuenta con un revestimiento que neutraliza el virus cuando entra en contacto con él.  Desarrollado gracias a la colaboración entre el fabricante textil Adalberto, la empresa minorista MO, Sonae Fashion, el centro tecnológico CITEVE, el iMM y la Universidade do Minho.

El virólogo del iMM Pedro Simas, que coordinó los test, aseguró que las pruebas realizadas a la mascarilla “han demostrado una eficaz inactivación del SARS-CoV-2; incluso después de 50 lavados, observándose una reducción viral del 99 % tras una hora de contacto con el tejido”.

Para poner a prueba su eficacia, se analizó el tejido tras estar en contacto con una solución que contiene una determinada cantidad de virus.

Características de la mascarilla

Antes de que el iMM confirmase su eficacia, el Institut Pasteur de Lille, en Francia ya había testado con éxito sus características antimicrobianas.

La mascarilla, desarrollada con un tejido técnico que integra varias capas distintas, impermeable y reutilizable; también cuenta con una certificación de la Direction Générale des Entreprises francesa. Esta acredita una retención de partículas del 96 %, incluso después de 50 lavados.

Aunque ahora están a la venta sólo en las tiendas de la marca portuguesa MO, disponibles para toda la Unión Europea, el proyecto fue abierto a la comunidad para que otras marcas en Portugal y en el exterior puedan distribuirlas.

EntreCultura 146

Ciudades

Nacional