Las fuerzas de seguridad detuvieron este jueves a 25 presuntos miembros de una banda criminal de sicarios, incluidos ocho policías.

El Ministerio Público -MP-, detalló que la estructura criminal “ha operado desde el 21 de enero a la fecha”; ha cometido sus fechorías en los departamentos de Guatemala y Escuintla.

Lee también: Edwin Asturias, director de la COPRECOVID visita Cobán, Alta Verapaz

De acuerdo a la investigación la banda criminal ha sido contratada “por terceras personas para realizar hechos delictivos como asesinatos”.

Los miembros de la estructura “se han asociado ilícitamente para cometer conspiraciones”, dijo el MP; han cometido “asesinato y robos agravados” de inmuebles, motocicletas, teléfonos móviles y dinero.

Banda de sicarios incluye a ocho agentes de la Policía Nacional Civil

La banda fue identificada por las autoridades como “Los de la Limonera”. Dentro de sus miembros hay al menos ocho agentes de la Policía Nacional Civil -PNC-, detenidos este jueves.

El Ministerio Público identificó a los policías capturados como Jairo Hernández López, Danilo Sandoval Donado y Yoel Juárez Cisneros; además de Jesús Mazariegos Ramos, Gildardo Ordóñez Hernández, Luis López García, Obdulio García Ramírez y Édgar Noj Ramos.

Las detenciones se llevaron a cabo mediante 43 allanamientos ejecutados a primera hora de este jueves. La operación estuvo a cargo de la Fiscalía de Delitos contra la Vida en los departamentos de Escuintla y Guatemala.

Encuentran armas y dinero en efectivo

Las autoridades localizaron armas y dinero en efectivo, aunque al momento no han divulgado datos específicos al respecto.

La banda criminal operaba principalmente en los municipios de Masagua y Nueva Concepción, en Escuintla. También en Villa Nueva y Amatitlán en el departamento de Guatemala.

Según el MP, la banda realizaba “vigilancia y seguimiento” de sus posibles víctimas para después asesinarlas, incluyendo “la planificación” previa del crimen.

Durante 2019, Guatemala contabilizó el asesinato de 3 mil 578 personas; esta cifra convierte al país, según organismos internacionales, en una de las 15 naciones más violentas del planeta junto a varios de sus vecinos como México, Honduras y El Salvador.