Con las medidas sanitarias, dos hermanos se casaron con dos hermanas en plena pandemia del COVID-19 en el municipio de Cabricán, a 45 kilómetros de la cabecera de Quetzaltenango.

Las parejas decidieron que su alcalde, Eleazar López, los casara para dejar sus nombres en la historia Cabricaneca.

Lee también: Tres personas mueren atropelladas en Quetzaltenango, en el primer día de circulación libre

Las hermanas Marcelina Santa y Violeta Petrona, de apellidos Escalante Ramírez contrajeron matrimonio con los hermanos Agustín Fidelino y Santos Inocente Ramírez Méndez.

Los hermanos se casaron el jueves 23 de julio y el alcalde Eleazar López procedió al matrimonio civil.

Santos, tiene 25 años y nació en la aldea La Ciénaga Chiquita, Cabricán, y su ahora esposa Violeta, tiene 23 años y es originaria de la aldea Las Ventanas. Ellos tienen dos hijos que se llaman Santos y Gilberto

Agustín, tiene 30 años y su esposa Marcelina, que también es su cuñada, tiene 25 años.

Hermanos se casan en plena pandemia en Cabricán

El alcalde Eleazar López, informó que los hermanos solicitaron que fuera él quien los casara por lo civil. Expresó que durante la pandemia del COVID-19 ha procedido a casar cinco parejas.

“Ellos -hermanos- solicitaron que yo los casara y como corresponde en ley los matrimonié siempre con la medidas preventivas por el coronavirus. Los hermanos se dedican a la agricultura y albañilería. Son personas responsables, conozco a sus progenitores, en las aldeas donde viven. Las señoras se dedican atender sus hogares”, expresó el jefe edil.

EntreCultura 146

Ciudades

Nacional