Estados Unidos anunció su plan para distribuir vacunas contra COVID-19 a los niños de entre 5 y 11 años; esto en cuanto las autoridades competentes lo autoricen.

El objetivo del Gobierno estadounidense es que la inmunización de los menores sea más eficiente que la de los adultos; cuyo comienzo hace diez meses estuvo marcado por la escasez de dosis que hizo que muchos tuvieran que esperar para vacunarse.

Lee también: Cuba confirma 1 mil 550 nuevos casos de COVID-19 con récord a la baja en varios meses

La Casa Blanca explicó en un comunicado que ya ha asegurado dosis suficientes para los 28 millones de niños de entre 5 y 11 años que podrán recibirlas.

El anuncio del plan llega a pocos días de que la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, en inglés) y los Centros de Control de Enfermedades (CDC, en inglés) tomen una decisión sobre el suministro de la vacuna del consorcio Pfizer-BioNTech para los menores.

En concreto, un comité asesor de la FDA tiene previsto reunirse el próximo 26 de octubre para examinar el suero y los CDC se han dado cita para el 2 y el 3 de noviembre.

Vacunas para niños en Estados Unidos será en farmacias y escuelas

En cuanto se dé la autorización, farmacias y escuelas de todo el país recibirán inmediatamente las dosis de Pfizer-BioNTech para los menores, que están compuesta por un tercio del suero de los adultos.

En concreto, la Casa Blanca anunció que 25 mil pediatras y médicos de familia ya están preparados para administrar las dosis, lo que se suma a decenas de miles de farmacias, hospitales y clínicas que ya han estado vacunando a adultos y prevén seguir haciéndolo con niños.

Cientos de escuelas y centros sociales también recibirán fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para inmunizar a los menores.