Quienes han vivido la experiencia de conducir en la ruta CA-2 Suroccidente, han sufrido de desesperación y enojo, ante una carretera que se encuentra inconclusa y en muy mal estado, generando así que quienes pensaban que iba a ser un viaje rápido se convierte en algo lento y aburrido.

Para algunos pilotos indican que la pesadilla inicia en el kilómetro 136, aldea Cocales de Patulul, Suchitepéquez. Lugar donde el comercio y paradas de buses extraurbanos provocan un congestionamiento vehicular fuerte.

Lee también: ¡Menores de edad armados! Vecinos de Olintepeque retuvieron a presuntos asaltantes

“Hay cierta parte de la carretera de Amatitlán para la Costa que se encuentra en buenas condiciones, pero la falta de señalización es un constante peligro para el conductor, pero más el turista que no conoce nuestras rutas”, indicó Arturo Morales, piloto rutero.

La falta de una cultura vial y respeto a los demás, provoco que pilotos del transporte extraurbano se estacionen donde quieran. El problema es que no existen terminales adecuadas para que puedan abordar los pasajeros, siendo este también otro problema que no tomo en cuenta el gobierno central.

Daños en la carretera

La carretera, en diferentes puntos, presenta severos daños, grietas y tramos no terminados, generando así que pilotos principalmente de noche sufran algún accidente.

“Atendemos constantemente accidentes de personas que viajan de otros departamentos, creemos la mayoría no conocen la ruta y por no existir una señalización correcta, se registran percances”, indicó Beatriz Blanco, de los Bomberos Municipales Departamentales.

Para pilotos que viajan constantemente señalan que son aproximadamente 148 kilómetros de desesperación, desde Escuintla, Suchitepéquez, Retalhuleu, Coatepeque y Tecún Umán.

“Lo que sabemos es que la empresa que tenía que hacer las mejoras en la carretera quedo mal y quienes fuimos al final los más perjudicados, nosotros los que viajamos a diario, sin ningún tipo de garantía que va a circular uno en una carretera adecuada. Y entonces nos preguntamos, por qué pagamos un impuesto de circulación donde no tenemos lo que merecemos”, refirió Oscar Alvarado, comerciante de la Costa Sur.

La mayoría de familias que viajan para estas fechas navideñas, deben de tomar en cuenta que deben de viajar con tiempo, traten de traer agua pura y algún tipo de alimento que soporte el calor de la Costa, es importante que sepan que podrían llegar a su destino en la hora planificada o esperar por horas para pasar en algún municipio, donde el congestionamiento es fuerte y detiene la circulación.

“Ya estamos cansados, ningún gobierno se ha preocupado por hacer un libramiento, existen propuestas de empresas privadas, pero la construcción es demasiada lenta, el detalle que será pagado. Esperamos que el próximo gobierno trabaje por nosotros”, concluyó Francisco Pérez, ciudadano de Mazatenango.