El nuevo embajador de Suecia en Guatemala, Hans Magnusson, ingresó al país en bici taxi desde la frontera con México. Esto debido a que por la pandemia el Aeropuerto Internacional La Aurora permanece cerrado.

Magnusson arribó el miércoles y confirmó en redes sociales su llegada para ocupar el puesto que dejó vacante Anders Kompass; un firme aliado de la lucha contra la corrupción en el país, quien culminó su período en Guatemala el pasado 15 de junio.

Lee también: Monseñor Gonzalo de Villa es el nuevo arzobispo de Santiago de Guatemala

Dijo que Guatemala le dio “una bienvenida con su mejor cara. ¡Encantado de estar aquí!” y que contó con todas las facilidades del personal de Salud y Migración en la frontera, con el apoyo de Cancillería; en un momento en que las mismas permanecen cerradas salvo para guatemaltecos, residentes extranjeros y diplomáticos.

El Gobierno del presidente Alejandro Giammattei anunció la reapertura del Aeropuerto Internacional La Aurora para el próximo 18 de septiembre. Esto pese a que la pandemia continúa sumando casos, con 75 mil 644 contagios y 2 mil 790 fallecidos.

El nuevo embajador sueco en Guatemala y acreditado a su vez en Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, es un conocedor de la región, pues ya trabajó como director regional de la organización humanitaria Diakonia en el área y en diversos cargos de la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional -SIDA- en la embajada que dirige desde el 1 de septiembre.

El Embajador de Suecia viene de África

El último puesto que ocupó Magnusson previo a arribar al país fue el de director del departamento de África de dicha agencia de cooperación sueca.

El anterior embajador de Suecia en Guatemala, Anders Kompass, estuvo desde diciembre de 2017 a junio de 2020 y desde su llegada generó oposición en el círculo de influencia del expresidente Jimmy Morales 2016-2020, debido a su abierto apoyo a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala -CICIG-, que había presentado solicitudes de desafuero junto a la Fiscalía en contra de Morales por corrupción.

La propia excanciller Sandra Jovel Polanco intentó expulsarlo del país al considerar que había tenido “injerencia” en los asuntos internos cuando la embajada sueca donó cerca de 9 millones de dólares a la CICIG.

En el evento de donación, Kompass dijo públicamente que no compartía que hubiesen personas que “internalicen la corrupción como algo normal” y agregó: “Muchas veces se entiende la corrupción como arraigada en la cultura nacional y por ende los esfuerzos son enfocados en cambiar la cultura lo cual no está lejos de decir que si la cultura es mala es igual a decir que la gente es mala”.

La excanciller Jovel, en respuesta, solicitó la salida del país a Kompass por considerar que el exembajador había “llamado corrupta a toda la sociedad” guatemalteca, por lo que cerró la embajada en el país escandinavo; pero Kompass permaneció en Guatemala hasta junio de este año.

Tras el cambio de Gobierno en enero pasado, Guatemala restableció su sede diplomática en Suecia.

EntreCultura 146

Ciudades

Nacional