El Tiste es una bebida… mmm… por así decirlo, entre sagrada y ancestral; ya que el Achiote (ingrediente principal que se utiliza para su preparación), también es y ha sido utilizado desde siglos pasados para otros menesteres más allá del estrictamente culinario.

Redacción: Rodrigo Pop
Fotos: Rodrigo Pop (RP) – Pixabay (PB)

Conozcamos un poco más de los ingredientes utilizados para preparar esta deliciosa bebida.

Lee también: Vasijas Efigie: Un legado de rostros y formas

El maíz y el cacao, son granos ancestrales y sagrados; mientras que, el achiote es usado como pigmento natural de alimentos, maquillaje para la cara, telas y antiguamente usado para realizar pinturas corporales por los mayas y otras culturas.

Por otro lado, la canela es utilizada como aromatizante de distintos productos y saborizante de alimentos. También vistos desde la antigüedad en infinidad de recetas gastronómicas y más allá de la cocina.

Junto con la integración de azúcar y agua, hacen una fusión de ingredientes que en Guatemala se conoce como Tiste; la cual es una bebida muy agradable y aromática de color rojizo.

Se puede servir fría con hielo, tipo granizada, a temperatura ambiente o caliente como atol.

Tipos de Tiste

Este tipo de Tiste es una bebida típica de Quezaltepeque, Chiquimula; sin embargo, en El Progreso, Guastatoya, añaden arroz en vez de maíz, en donde cambia a ser una bebida típica de este municipio, pero de igual manera, se consume en varios departamentos del resto del país como una bebida tradicional a nivel nacional.

Cobán es uno de los municipios en donde se consume el Tiste en cantidades moderadas; y algunos restaurantes lo tienen dentro de su menú.

Sin embargo, toman más en cuenta otras bebidas refrescantes como la horchata, rosa de jamaica o algunas más cítricas y atoles como arroz con leche y mosh.

Es por ello que, decidí dar un tour urbano en búsqueda de esta singular bebida. Viviendo muy cerca del centro de la bella ciudad de Carlos V, visité un par de restaurantes de esa zona y llegué al hotel y restaurante La Posada, en donde encontré que tenían fresco y atol de Tiste y sin duda alguna ambos estaban deliciosos. Refrescante, dulce y aromático con una textura un poco grumosa y espesa.

Al querer indagar más, llegué al mercado en búsqueda de la harina del Tiste y pregunté a varias señoras sobre su elaboración.

Las recetas más artesanales y las que han sido generacionales, aún encontramos la utilización de la piedra de moler o mortero; que la utilizan, para realizar las harinas de los granos y especias utilizadas, que previamente fueron preparados, para, por último, mezclarlos y tenerlos listos para disolver en agua y endulzar al gusto.

Conforme el pasar del tiempo esta bebida ha ido variando con ingredientes extras como la leche; y las técnicas de preparación como licuadoras y procesadores en vez de la piedra de moler. Esto le da un toque diferente a la textura, sabor y granulados de los ingredientes.

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades