El pasado miércoles 31 de enero, la Dirección General del Sistema Penitenciario anunció la captura de tres de sus propios empleados por abuso de autoridad.

Entre los detenidos se encuentran la rectora del Centro Preventivo para Mujeres en Quetzaltenango, el subdirector de la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel en la misma ciudad, y el alcaide de este centro carcelario.

Lee también: Exdirector de la Orquesta Sinfónica Nacional recibe 20 años de cárcel por agresión sexual

Múltiples denuncias alertaron sobre irregularidades en el manejo de reclusas. Según las investigaciones, cuatro mujeres privadas de libertad fueron sacadas del Centro Preventivo para Mujeres sin autorización judicial y trasladadas en un vehículo particular a la Granja Modelo de Rehabilitación Cantel, ambos ubicados en Quetzaltenango; en un inicio se conoció que las reclusas fueron llevadas para ser explotadas sexualmente, donde participaran reos del centro penitenciario.

Las tres personas detenidas las entregaron a la Policía Nacional Civil y enfrentarán cargos por el delito de incumplimiento de deberes ante los tribunales de justicia.

La Dirección General del Sistema Penitenciario hizo un llamado a toda la población para que denuncie cualquier tipo de acto ilegal a través de la línea 1533.

La captura de estos empleados es un recordatorio de que nadie está por encima de la ley y de la importancia de garantizar el respeto a los derechos humanos de las personas privadas de libertad. El Sistema Penitenciario enfrenta un desafío para restaurar la confianza pública y garantizar que casos como este no se repitan en el futuro.