Varios niños comprendidos entre uno y cinco años no han recibido sus vacunas para evitar enfermedades infecciosas; la razón es que todo el personal del Centro de Atención Permanente -CAP-, en la zona 3 de Quetzaltenango atiende a posibles pacientes con COVID-19.

Debido a esto no se descarta un alto repunte de enfermedades que afecten su salud” informó Salvador Soto, director del citado centro.

Lee también: Guatemala preve más de 9 mil muertes por COVID-19 para el mes de octubre

Desde que inició la pandemia en Guatemala se notó un decenso en la vacunación, y empeoró en los últimos meses. El personal del CAP se enfoca en realizar hisopados y atender a personas que aducen tener coronavirus; por esta razón en las instalaciones se ha prohibido atender a menores de edad para evitar que se contagien.

Soto explicó que pidió al Centro de Operaciones de Emergencia Municipal -COEM-, autorización para vacunar a niños y niñas en el salón de usos múltiples de la Escuela Nacional de Ciencias Comerciales de Occidente -ENCO-, o utilizar una parte de la 13 avenida entre la 4ta y 5ta calle de la zona 3, frente al CAP, para poder realizar la vacunación.

La vacunación es necesaria para los niños

Salvador Soto aseguró que las vacunas en los niños son necesarias y se convierten en algo fundamental en el desarrollo de su crecimiento.

“Antes vacunábamos un promedio de 150 niños al día en el CAP. Desde que empezó la pandemia del COVID-19 se vacuna un promedio de 10. Esto podría generar enfermedades infecciosas en años venideros”, resaltó Soto.

El médico manifestó que es necesario realizar las vacunaciones. Además de “atender a las mujeres en estado de gestación porque tampoco se está haciendo por temor a que las futuras madres puedan contraer la pandemia”.

Francisco Tito Huinac Xiloj, director departamental de educación en Quetzaltenango manifestó que no es posible usar las instalaciones de la ENCO. La razón es porque existe una orden a nivel de Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social que prohíbe el uso de inmuebles educativos para convertirlos en hospitales temporales.