La lluvia cae incesante durante todo el día en las montañas de las verapaces; y bajo ella, los trabajadores silenciosos recorren las veredas para llegar a las plantaciones de café o cardamomo, donde pasarán todo el día cosechando los granos para sus patronos.

Es el siglo XIX, y los terratenientes llegan desde distintas partes del mundo, emocionados por las historias que les cuentan de Guatemala; un país en donde encontrarán tierra fértil y llena de vida para la agricultura.

Lee también: EntreCultura 160, plumas, garras y colmillos

Muchos de los extranjeros, en su mayoría alemanes, encontraron en Alta Verapaz rincones que les recordaban a su lejana Alemania; por lo que decidieron asentarse y formar allí, una de las más grandes colonias alemanas en nuestro país.

Nuevas técnicas de cultivos y cosecha, se empezaron a enseñar a los trabajadores locales para obtener mejores resultados. Nuevos canales de comercialización se fueron abriendo entre Alta Verapaz y el mundo; mientras un nuevo sistema económico se empezaba también a practicar, para enfrentar la nueva crisis económica que se estaba viviendo.

Día a día era más común encontrarse con fichas particulares en cada una de las fincas de las verapaces. Fichas cuyo fin era el controlar la fuga de capital en época de crisis y tener asegurada la mano de obra de sus trabajadores, aun a costa de su libertad.

Con nuestro primer reportaje “Las fichas particulares de las verapaces” abrimos un nuevo espacio de cultura histórica y  damos  la  bienvenida  a Selvin López Pelaez, incansable investigador y coleccionista de fichas particulares usadas en diferentes fincas, quien nos compartirá diversas investigaciones sobre el uso de este sistema económico en nuestro país.

¡EntreCultura, celebrando el Bicentenario a través de la cultura!

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades