Los constantes fallos en el servicio eléctrico han obligado a numerosas familias a tomar medidas drásticas y bloquear carreteras en Retalhuleu y Suchitepéquez.

Este acto de protesta, llevado a cabo por residentes de diferentes sectores, tanto rurales como urbanos, se ha convertido en una reacción habitual en los últimos meses debido a las reiteradas interrupciones en el suministro de energía eléctrica.

Lee también: Autoridades coordinan seguridad para las elecciones en San Pablo Jocopilas

Uno de los bloqueos más recientes lo protagonizaron los vecinos de San José La Máquina. Estos residentes, que han pasado múltiples días sin servicio eléctrico, denuncian que la empresa encargada del suministro no ha podido o no ha querido solucionar la situación, a pesar de las reiteradas quejas y llamados a la acción.

“Estamos agotados de la ineficacia del servicio. Hacemos llamados constantes y lo único que recibimos son falsas promesas de que el personal está en camino para solucionar el problema. Sin embargo, estos nunca llegan”, lamentó uno de los vecinos afectados. Además, añadió: “Hemos tenido pérdidas considerables en nuestras tiendas, debido a que muchos de los productos que vendemos necesitan refrigeración para mantener su buen estado”.

Los afectados se mantienen firmes en su posición y han declarado que no se retirarán hasta que el servicio eléctrico sea restablecido en su totalidad. Manifiestan que no pueden seguir viviendo sin un suministro eléctrico constante y confiable.

“Necesitamos la presencia y la intervención de las autoridades gubernamentales”, expresó Pablo Gómez, uno de los vecinos protestantes. “Nos sentimos abandonados ante este problema. Es realmente triste y desolador que no tengamos a quién recurrir. La única forma que encontramos para ser escuchados fue bloquear la carretera”, agregó.

Bloque en San José La Máquina (Foto: Cristian Soto)

Fallas en Retalhuleu

Mientras tanto, en Retalhuleu, otro grupo de vecinos tuvo que abandonar sus ocupaciones cotidianas para unirse a una protesta similar en el kilómetro 185 de la carretera CA-2 Suroccidente. Exigían que personal capacitado de la empresa eléctrica acudiera para solucionar el problema. Esta acción finalmente provocó la intervención de cuadrillas de trabajo, lo que permitió que el servicio eléctrico se restableciera y las familias pudieran retirarse.

Sin embargo, a pesar de las crecientes quejas y las acciones tomadas por los ciudadanos, las autoridades encargadas del servicio eléctrico aún no han emitido ninguna declaración respecto a las constantes fallas que se están experimentando en diversas áreas de los departamentos mencionados.