Nintendo anunció que ya no acepta reparaciones para las consolas y periféricos Wii U, debido a que se acabaron las existencias de las piezas necesarias para reparalas.

Tal y como ya anunció en enero de este año, la compañía de videojuegos japonesa cerró el acceso a los servicios en línea para las consolas Nintendo 3Ds y Wii U el 8 de abril. De manera que los usuarios ya no pueden utilizar el modo multijugador. Tampoco las clasificaciones en Internet y la distribución de datos para sus títulos en dichos dispositivos.

Lee también: Filgua 2024 inicia con dedicatoria al escritor español Francisco Pérez de Antón

A pesar del cese de servicios en línea, Nintendo dejó claro que los jugadores que dispongan de una consola Wii U, aún pueden continuar jugando. Pueden usar sus títulos disponibles, descargar datos de actualizaciones e, incluso, instalar de nuevo programas adquiridos con anterioridad.

Nintendo da otro paso a la discontinuidad del Wii U

Ahora, tres meses después del cierre de sus servidores, Nintendo ha señalado que también pone fin a las reparaciones de la consola Wii U. Esto supone un paso más en la discontinuidad de este ‘hardware’ que, en caso de sufrir algún daño, no podrá repararse.

Así lo ha dado a conocer la tecnológica a través de su página de soporte. Además, añade la consola Wii U a la lista de productos que ya no se aceptan para reparación. Esto incluye la unidad principal, el ‘software’ y sus periféricos.

Igualmente, tal y como ha explicado en una publicación de X (Twitter), el motivo de finalizar su servicio de reparaciones para esta consola es que las piezas necesarias para las reparaciones “ya no están en ‘stock’.

Por todo ello, los usuarios ya no podrán contactar con Nintendo para solicitar la preparación de su consola Wii U ni de su mando, con lo que deberán cuidar el dispositivo para evitar que sufra daños que, a partir de ahora, no se podrán solucionar a través de los servicios de Nintendo.