El presidente Alejandro Giammattei, culpó a un “grupo ilegal armado” de la masacre de 12 personas registrada el 18 de diciembre en Nahualá; una región que se encuentra bajo estado de sitio.

Giammattei se dirigió a la población en una cadena pregrabada en la noche del domingo en la cual se refirió a la masacre; y también al ataque acontecido el pasado 7 de enero, en la misma región, en contra de las fuerzas de seguridad, en la cual un policía fue asesinado a tiros y “otros nueve” heridos de bala.

Lee también: Autoridades informaron del estado de salud de los agentes heridos

Dichos municipios mantienen una añeja pugna territorial por el derecho de tierras; el pasado 18 de diciembre 12 personas, incluidas varias mujeres y niños, fueron masacrados en una aldea de Nahualá.

La matanza, aún no aclarada y por la cual ya se detuvo a tres personas, provocó que Giammattei decretara un estado de sitio el 20 de diciembre en ambos municipios; una medida que limita garantías constitucionales según la Ley de Orden Público y Estados de Excepción.

Giammattei culpa a un grupo ilegal armado

El presidente dijo que la masacre la perpetró “un grupo ilegal armado que opera en el área entre Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán”, sin más detalles al respecto.

Además, añadió que el ataque del pasado 7 de enero, por supuestos pobladores locales en contra de las fuerzas de seguridad, se registró cuando el Ministerio Público (MP, Fiscalía) buscaba llevar a cabo una serie de capturas y allanamientos precisamente por la masacre del 18 de diciembre.

Giammattei se hizo acompañar en su mensaje por el ministro de Gobernación (Interior), Gendri Reyes, y el ministro de Defensa, Henry Reyes.

El gobernante puntualizó de igual forma que su Gobierno ya se encuentra de nuevo en una búsqueda de diálogo entre los municipios enfrentados.

Recompensa

El mandatario también ofreció una recompensa de 50 mil quetzales para quienes contribuyan con información; esto para detener a más responsables de la masacre del 18 de diciembre de 2021.

Giammattei ya había ordenado en mayo de 2021 otro estado de sitio por enfrentamientos entre ambos municipios, una medida también implementada sin éxito por otros gobernantes en el pasado para resolver la disputa.