El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, afirmó este miércoles ante el comité de la UNESCO que incluyó la Semana Santa guatemalteca como patrimonio inmaterial de la humanidad que “hoy es un día que pasará a la historia”, en el que la riqueza cultural de su país “es reconocida por el mundo entero”.

Así lo dijo en un mensaje proyectado momentos después de que el Comité del Patrimonio Inmaterial de la Unesco reunido en Rabat adoptara la decisión de incluir en su lista esta manifestación cultural en la que se decora el pavimento de las calles con flores y coloridas alfombras y que supone una sinergia entre la fe católica y los pueblos prehispánicos.

Lee también: Declaran la Semana Santa en Guatemala patrimonio de la humanidad

“Guatemala es un pueblo que tiene una vida grandiosa, su historia la construyen sus diferentes pueblos y esto en esencia la convierte en un abanico multicolor en que se reflejan sus diferentes etnias, lenguas, artes y culturas”, afirmó el presidente.

Dijo que la Semana Santa “integra la diversidad espiritual y cultural, responde a una expresión popular de fe y se convierte en un elemento de dignidad de las personas y las expresiones de la cultura viva”.

“La Semana Santa en Guatemala es una simbiosis de las culturas nacionales, que se funden con tradiciones heredadas de un mundo precolombino”, afirmó.

“Día histórico” para Guatemala

En la sala donde se debatió la propuesta, presentada por el viceministro guatemalteco de Patrimonio Cultural, Mario Roberto Maldonado, estaba presente el ministro de Exteriores guatemalteco, Mario Búcaro, quien calificó este miércoles como “día histórico” para Guatemala y el mundo.

“A partir de este día contamos con medidas para garantizar su salvaguarda, la Semana Santa de Guatemala está más anclada en el corazón de cada uno de los guatemaltecos, porque hoy el multilateralismo y el mundo reconocen esta expresión”, afirmó Búcaro.

Y se dirigió “al pueblo de Guatemala, a sus comunidades, a los portadores de la cultura, a los artesanos, a los alteros, a los músicos, a los cocineros, a los alfombreros, a las costureras, las hermandades y las cofradías, a las organizaciones civiles y religiosas que mantienen viva esta tradición”.