Las autoridades de Guatemala anunciaron que han fortalecido la vigilancia en sus fronteras para evitar el ingreso al país de la peste porcina africana; una enfermedad mortal para los cerdos.

De acuerdo con María Eugenia Paz, directora de Sanidad Animal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA), Guatemala tiene preparado a epidemiólogos y expertos ante cualquier alerta que se registre sobre dicha enfermedad en cerdos.

Lee también: Los restos de 19 migrantes fallecidos en Chiapas llegan a Guatemala

La funcionaria instó a la población que tiene crianza de marranos a que vigilen sus animales. Además, den aviso a las autoridades sobre cualquier padecimiento o muerte de cerdos; esto para que se determinen las causas a través del Programa Nacional de Sanidad Porcina.

Según Paz, entre otros, los síntomas de la peste porcina son hemorragias en las extremidades de los cerdos y mortalidad extrema.

Ante la alerta que ha dado el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) de un brote en República Dominicana, Guatemala decidió endurecer la vigilancia en sus fronteras, puntualizó la funcionaria.

La peste porcina africana en Guatemala

Hasta ahora, de acuerdo con el MAGA, la enfermedad, que es altamente contagiosa y es causada por un virus que únicamente afecta a los cerdos, no la han detectado en Guatemala.

La enfermedad no representa ninguna amenaza para la salud pública. Se están tomando las medidas de prevención en conjunto con el sector privado para proteger el patrimonio porcino del país; que tiene cerca de un millón de cerdos.

Según las autoridades, se ha incrementado la vigilancia en puertos marítimos, aeropuertos y fronteras terrestres; esto para la inspección de personas, equipajes y productos o desechos alimentarios de origen porcino que puedan portar el virus, provenientes de países catalogados como infectados.

En agosto de 2016, durante un Congreso Nacional de Porcicultura, el entonces presidente del país, Jimmy Morales (2016-2020), declaró a Guatemala como libre de la peste porcina clásica; cuyo último brote se registró en 2011.