Arqueólogos mexicanos hallaron una canoa maya prehispánica y otros vestigios arqueológicos en la zona donde se construye el Tren Maya. El trayecto abarca los estados de Yucatán a Quintana Roo, informó el instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En un comunicado, la dependencia señaló que el objeto, asociado al periodo Clásico Terminal (830-950 después de Cristo), se halló “en buen estado de conservación” durante la prospección del Tramo IV de la obra, una de las más emblemáticas del Gobierno mexicano, que va de Izamal, Yucatán, a Cancún, Quintana Roo en el sitio arqueológico de San Andrés. La embarcación mide 1.60 metros de largo, por 80 centímetros de ancho y 40 centímetros de alto y se cree que podría haberse empleado para la extracción de agua del cenote o para el depósito de ofrendas durante rituales.

Lee también: Giammattei reprobado por los guatemaltecos en manejo de la pandemia

Helena Barba Meinecke, responsable de la Oficina Península de Yucatán de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH, señaló que el hallazgo se dio mientras los arqueólogos acudían a la exploración y registro de un cenote. Este último, un pozo por donde pasa esta obra de infraestructura en el sur de México.

Verificarán la antigüedad de las piezas en México

“La relevancia radica en que es la primera canoa de este tipo que se encuentra completa y tan bien conservada”, dijo Barba Meinecke. Hizo mención que también hay fragmentos de estas embarcaciones y remos en la ciudad mexicana de Quintana Roo, así como en Guatemala y Belice.

Señaló que será en noviembre próximo cuando se realice una nueva prospección a la canoa. Lo anterior, a fin de precisar su antigüedad mediante dendrocronología y conocer exactamente de qué árbol es la madera. Para ello contarán con el apoyo de la Universidad La Sorbona, de París.

Asimismo, se realizará un pozo de sondeo en el sedimento que hay bajo la canoa, a fin de definir la estratigrafía del entorno y posibles elementos adicionales. También estudios de fotogrametría para obtener un modelo 3D de la canoa, para su estudio y divulgación virtual y que facilite la creación de réplicas que puedan integrarse a museos de la región.

Otros elementos arqueológicos

Las autoridades informaron que en los otros dos cuerpos de agua que examinaron encontraron también elementos arqueológicos como una osamenta humana y cerámica. Así también una pintura mural, un incensario, un cuchillo ritual, más de 40 vasijas, entre otros vestigios.

“Es evidente que es una zona donde se realizaron ceremonias, por los fragmentos de la cerámica, sino también por los restos de carbón”, dijo Meinecke. Específicamente, por la exposición al fuego y la manera en que colocaron piedras arriba de ellas para cubrirlas. Añadió que no son producto de derrumbes.

Los elementos se trasladaron a un campamento arqueológico de la Zona Arqueológica de Chichén Itzá, México, para su resguardo, mientras que el sitio fue resguardado y quedará bajo la protección del INAH.