La Secretaría de Estado en los Despachos de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales de Honduras extendió la alerta roja (emergencia) en el norte del país debido a que una cuña de alta presión dejará más lluvia.

La institución indicó en un comunicado que la alerta roja se mantendrá por 24 horas más y abarca municipios de los departamentos de Cortés, Yoro y Atlántida, norte del país centroamericano.

Lee también: Florida informa que el recuento de muertos es de 58

Las autoridades de protección civil también decidieron extender la alerta amarilla, de precaución”, en el departamento central de Francisco Morazán. La verde, de prevención, en Ocotepeque, Lempira y Copán. También en Intibucá, Santa Bárbara y La Paz de Cortés (norte), El Paraíso (oriente) y Choluteca (sur).

Según el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), continúa la influencia de una cuña de alta presión. Esta produce vientos del norte y genera abundante nubosidad y precipitaciones débiles. Esto sobre el norte, noroccidente, centro y oriente.

En la tarde la brisa del Pacífico converge con el viento del norte y genera lluvias. Chubascos moderados a fuertes, con tormentas eléctricas en las regiones sur, suroccidente, suroriente y algunos sectores de la región central, añadió.

Alto nivel en la intensidad de las lluvias en Honduras

Por la intensidad de las lluvias, según el organismo de protección civil, existe “un alto nivel de humedad del suelo. Y como consecuencia se han reportado daños como deslizamientos, deslaves, derrumbes y hundimientos”.

Las alertas se extendieron en medio de la emergencia nacional declarada el 24 de septiembre por la presidenta hondureña, Xiomara Castro. Esto por las lluvias que afectan al país, que dejan al menos 15 muertos y más de 80 mil damnificados.

La Secretaría de Estado en los Despachos de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales pidió a las autoridades y población “continuar con las medidas de prevención en los departamentos que continúan en alerta”.

Honduras es considerado uno de los países con mayor riesgo por desastres naturales y, según las autoridades, la vulnerabilidad en el país aumentó tras el devastador huracán Mitch, de finales de 1998, que también afectó a Guatemala, El Salvador y Nicaragua.