Una inspección en el Hospital Dr. Rodolfo Robles de Quetzaltenango ha desencadenado una seria controversia. Descubrieron que la comida servida a los pacientes está en mal estado. Además, existen irregularidades en los trabajos de remodelación.

La atención se centra en la directora del centro asistencial, quien enfrenta pedidos de destitución por su aparente negligencia, al tiempo que se revela que prioriza su clínica privada sobre sus responsabilidades hospitalarias.

Lee también: Sube a 61 los casos de la enfermedad neurológica aguda en Guatemala

La diputada Karina Paz, del bloque VOS, ha liderado la carga contra las deficiencias encontradas en el hospital. Durante una reunión con el ministro de Salud, Oscar Cordón, Paz no solo denunció las condiciones alarmantes de la comida suministrada a los pacientes, sino que también exigió una acción inmediata para rescindir el contrato con la empresa proveedora de alimentos. Además, solicitó una exhaustiva auditoría y, en casos pertinentes, la presentación de denuncias penales.

“Llevan un padecimiento y en el hospital les da otro, porque miren las condiciones de la comida. El pollo está prácticamente podrido en mal estado (…) salen en la comida gorgojos y cucarachas en las sopas”, expresó la diputada, Karina Paz resaltando la gravedad de la situación.

Diputada Karina Paz denuncia la comida del Hospital de Quetzaltenango

La diputada transmitió en vivo parte de la reunión, llevando a la luz pública los problemas detectados en el Hospital Dr. Rodolfo Robles de Quetzaltenango. En particular, enfocó su atención en la directora ejecutiva del hospital, la doctora Marcela Alpirez.

A la doctora Alpirez la señalan por su ausencia recurrente debido a compromisos personales en su clínica privada. Karina Paz no escatimó en sus críticas, calificando a Alpirez de “irresponsable” y demandando su destitución inmediata.

El escándalo ha generado una creciente indignación entre la población, que espera acciones concretas por parte de las autoridades de salud para garantizar la calidad de la atención en el Hospital Dr. Rodolfo Robles y restaurar la confianza en el sistema de salud local.