El Hospital Roosevelt le brinda atención integral a los pacientes que han superado el COVID-19 que se atendieron en dicho nosocomio.

En una conferencia de prensa, Rodolfo Pinzón, director de la clínica de pacientes recuperados de COVID-19, brindó detalles sobre el modelo que se utiliza; además brindó los resultados obtenidos.

Lee también: Ministerio de Salud vacuna a vendedores del mercado central de Sololá

De acuerdo con Pinzón, desde el año pasado se inició con los procesos de reversión de servicios de salud, que consisten en preparar áreas que no eran utilizadas para atención de pacientes de COVID-19 y utilizarlas.

“En la clínica empezamos a familiarizarnos con las secuelas de la enfermedad. Entonces la unidad empezó a funcionar bajo un modelo de atención integral. Antes se utilizaba para pacientes con VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y lo replicamos para pacientes recuperados de coronavirus”, detalló el director.

La clínica de atención a pacientes que superaron el COVID-19 en el Roosevelt

Luego de ser dadas de alta del hospital Roosevelt, las personas se presentan a la clínica en donde se les realiza una evaluación médica.

Como parte de esta se verifican los biomarcadores (sustancias que indican el estado biológico), se determina cómo avanza el proceso de inflamación del cuerpo y se documentan los síntomas más frecuentes.

En ese sentido, Pinzón resaltó que los síntomas registrados son fatiga, tos crónica, caída del cabello y manifestaciones neurocognitivas como falta de atención y concentración.

A partir de eso se empezaron a integrar equipos multidisciplinarios para tratar a los pacientes. Ahora el paciente que acude con nosotros se le hace una tomografía y las pruebas que se requieran para ver secuelas pulmonares, añadió.

Asimismo, Pinzón resaltó que algunas de las secuelas extremas que presentan las personas recuperadas son conjuntivitis, fiebre, tos extrema y dificultad para respirar.

Por otro lado, el médico mencionó que luego de la evaluación primaria se determina qué terapias necesita cada individuo para recuperarse.

“Regularmente en la clínica damos una o dos atenciones a la persona y luego hacemos el enlace con la especialización, que generalmente es de rehabilitación pulmonar”, explicó.

De igual manera, informó que el promedio de tiempo que una persona que padeció de coronavirus necesita para eliminar las secuelas es de 6 meses.

“Luego de ese tiempo hemos visto que las personas ya no asisten a consulta porque ya no la necesitan y se sienten mejor”, especificó.

Llamado a vacunarse

Por último, el director de la clínica hizo un llamado a la población a administrarse las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19. Ante esto, recordó que la vacuna se utiliza para minimizar los efectos de la enfermedad.

Con las dos dosis lo que estamos disminuyendo son las complicaciones que vemos en las unidades de cuidados intensivos y todo lo que implica, aseveró.

*Tomado de AGN

EntreCultura 168

Publicidad

Nacional

Ciudades