Después de analizar cada uno de los argumentos tanto de la defensa como del Ministerio Público, el Tribunal Noveno de Sentencia Penal, condenó a las enfermeras del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Cesibel Rivas Morales y Maritza Raquel Dieguez Oliva a 4 años de prisión por los delitos de homicidio culposo e incumplimiento de deberes respectivamente.

Esto luego de encontrarlas culpables de los daños ocasionados a las gemelas Valentina e Isabela Quan Arrevillaga quienes en 2019 ingresaron al Hospital de Gineco-Obstetricia del IGSS tras un nacimiento prematuro. Sin embargo, el 17 de octubre de ese año, por un acto negligente, según indicó el tribunal, una lámpara de calor cayó sobre las gemelas generando quemaduras de segundo y tercer grado a las menores.

Lee también: Vacuna de Pfizer para los niños de 5 a 11 años es autorizada por EE.UU.

Como consecuencia, Valentina falleció el 20 de octubre mientras que Isabella sufrió lesiones.

Dentro de la sentencia dictada por los juzgadores, también se les prohíbe ejercer la profesión de enfermería por un lapso de 5 años. Así también se ha declarado al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social como tercer responsable de los hechos.

Resarcimiento económico

Tras emitir la condena de 4 años de prisión en contra de dos enfermeras del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, por encontrarlas responsables de la muerte de la menor Valentina Quan y haberle causado daños a su hermana gemela Isabella Quan, el juez Carlos Ruano del Tribunal Noveno de Sentencia Penal ordenó al Instituto hacer el pago correspondiente al resarcimiento a los padres de las gemelas por un total de Q3 millones 563 mil 796,44.

Esto corresponde a:

  • Q2.5 millones por la muerte de Valentina Quan
  • Q25 mil por los gastos incurridos en las lesiones de Isabella Quan
  • Q1 millón por los daños morales ocasionados a la menor y a sus padres

Acciones del IGSS por el caso de gemelas

Así también, se ordena al Instituto tomar medidas para que lo sucedido con las gemelas Quan no se vuelva a repetir, entre estas la colocación de una placa metálica con los nombres de las niñas en el ingreso de la sala de emergencia del hospital de Gineco-Obstetricia ubicado en Pamplona zona 12, así como capacitaciones para el personal para evitar situaciones como las vividas en 2019.

Mientras tanto el IGSS, asegura que lamenta profundamente que este suceso haya ocurrido. El Instituto es respetuoso de la ley y del debido proceso y acatará las disposiciones que determinen los órganos jurisdiccionales al concluir este caso.