Italia ha registrado 731 muertos por el COVID-19 en las últimas veinticuatro horas. Es el peor dato desde principios del mes de abril; además se han producido 32 mil 191 nuevos contagios, informó este martes el Ministerio de Sanidad.

La cifra de muertos supone un fuerte repunte frente a los 550 que se venían confirmando a diario últimamente. Además eleva el número total de víctimas mortales a 46 mil 464.

Lee también: El mundo alcanza la cifra de 54.5 millones de contagios

Los nuevos contagios son mucho más que los 27 mil de ayer -aunque las cifras del lunes suelen ser más bajas por el menor número de pruebas del domingo -; y en el país ya se han infectado 1 millón 238 mil 072 personas desde el comienzo de la epidemia, a mediados de febrero.

El último día se han realizado más de 208 mil pruebas, y la tasa de positividad es del 15.47 %, menor que el casi 18% del lunes.

En estos momentos en Italia hay 733 mil 810 personas infectadas con COVID-19; y, aunque la inmensa mayoría está aislada en sus casas con apenas síntomas, sigue creciendo la presión en los hospitales.

Un total de 33 mil 074 personas están hospitalizadas -658 más que ayer- y 3 mil 612 requieren cuidados intensivos -+120-.

Italia sufre un alto repunte de COVID-19

Las regiones con mayor número de positivos detectados siguen siendo Lombardía, Véneto, Campania y Piamonte.

Para frenar al virus el Gobierno ha decretado -en principio- hasta el 3 de diciembre un toque de queda nacional entre las 22 y las 5 horas locales. Ha restringido los horarios de la restauración y ha cerrado cines, teatros, gimnasios o piscinas.

Pero sobre todo ha impuesto un sistema con tres niveles de restricciones a nivel regional -rojo, naranja y amarillo-; esto para imponer las más severas a los territorios más perjudicados y evitar un cierre total del país, lo que penalizaría a las menos infectadas.