La Unión Europea (UE) expresó este jueves su “preocupación” por las “medidas legales más allá del proceso electoral” en Guatemala que buscan evitar la toma de posesión en enero del presidente electo en los comicios del pasado 25 de junio, el progresista Bernardo Arévalo de León.

“Tenemos muchas preocupaciones sobre estos intentos de minar, de quitar credibilidad a los resultados electorales”, indicó el jefe adjunto de la División para México, América Central y Caribe del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Duccio Bandini, durante una sesión de la Delegación para las Relaciones con los Países de América Central de la Eurocámara.

Lee también: EE. UU. listo para sancionar a Guatemala si se entorpece transición al presidente electo

El representante comunitario afirmó que se han puesto en marcha en el país “medidas legales” y “procesos legales que van más allá del proceso electoral en sí”.

“Tenemos que estar preocupados y, sobre todo, muy atentos a lo que venga después del final del proceso electoral oficial, porque son procedimientos que tienen el objetivo de evitar la toma de posesión del presidente en enero”, comentó.

Bandini confió en que el país culmine su transición democrática, pese a que se enmarca en “un contexto de degradación”: “Todo lo que está pasando refleja las presiones, el control de una parte del aparato judicial por parte de individuos externos, de elites externas”, indicó.

Igualmente, afirmó que se sitúa en un “clima más amplio de persecución, de caza de brujas, de intimidación” que queda patente en las redes sociales y refleja una “inestabilidad que merece toda la atención”.

Apoyo a Arévalo

Desde la Unión Europea, Bandini subrayó que mantienen su apoyo al presidente elegido y al “proceso tanto de reforzamiento de sus instituciones” como al “muy necesitado desarrollo social y económico”.

Por su parte, el jefe de la misión de observación electoral de la UE en los comicios, el eurodiputado Jordi Cañas, aseguró que su envío fue “fundamental en el desarrollo de unas elecciones históricas”.

Dijo que, “en medio de un clima en declive”, las elecciones lograron “desarrollarse de manera impecable” gracias al “compromiso de los ciudadanos y a su defensa de la democracia”.

Intervino igualmente por videoconferencia Samuel Pérez, diputado y secretario general del Movimiento Semilla, al que pertenece Arévalo, y aseguró que en Guatemala “se está llevando a cabo un golpe de Estado”.

“Durante las últimas décadas en nuestro país se ha instaurado y consolidado un régimen de corrupción y de impunidad, y esto no solo ha traído consecuencias negativas en términos sociales, económicos y políticos, sino que con más intensidad se ha acelerado un proceso de avance hacia el autoritarismo”, destacó.

Pérez dijo que viven “bajo un régimen de corrupción y de impunidad” y que el Gobierno mantiene una “agenda de persecución política”.

Denuncias de la UE

La semana pasada, el pleno del Parlamento Europeo criticó en una resolución los intentos por parte especialmente del Ministerio Público (Fiscalía) de Guatemala de “revertir el resultado” de las elecciones en las que se impuso Arévalo con una “clara” victoria.

En concreto, denunciaba las redadas de la Fiscalía Especial contra la Impunidad en las oficinas del Tribunal Superior Electoral, así como la apertura de cajas con votos emitidos en las elecciones generales y la incautación de material informático relacionado con la transmisión de los resultados electorales preliminares, ya que esto vulnera la integridad del proceso electoral.

Los eurodiputados expresaron también inquietud por las detenciones arbitrarias de fiscales, jueces, periodistas independientes, defensores de los derechos humanos y antiguos responsables de la Comisión internacional contra la impunidad en Guatemala.