El Alajuelense de Costa Rica rescató un empate en su visita a Guastatoya gracias a un autogol de su portero, el costarricense Adrián De Lemos, en un rebote fortuito.

Un empate que sabe a poco a un Alajuelense que salió los primeros minutos al ataque; sin descuidar el orden que le caracteriza en sus líneas, comandados por Bryan Ruiz.

Lee también: Robert Lewandowski recibe la bota de oro al máximo goleador de Europa

Guastatoya, que dirige el mexicano Daniel “el Travieso” Guzmán, logró adelantarse primero al minuto 27; el gol lo anotó un atento Luis Ángel Landín, el mexicano salido de las fuerzas básicas del Pachuca.

Landín cerró la pinza de un tiro de esquina que cabeceó primero su compatriota Omar Domínguez y que alcanzó a rozar el portero Moreira sin éxito pues el delantero con la rodilla izquierda, casi sobre el suelo impulsó el balón para adelantar a un sorprendente Guastatoya.

Guastatoya y la mala fortuna de De Lemos en el gol del empate para la Liga Alajuelense

Cuando mejor se desempeñaba el cuadro guatemalteco y esperaba el cierre del primer tiempo, con el propio Landín de mariscal de campo en cada escena, ya fuera arriba o en defensa, un zapatazo de Adrián Martínez cambió la historia y puso tablas en el marcador.

El disparo, sin embargo, fue desviado por Domínguez con lo justo para que el esférico tocara el travesaño y, enseguida, golpeara la espalda de un De Lemos suspendido por un segundo en el aire.

Tras el descanso mejoró el Alajuelense. Salió a buscar una victoria para ajustar un marcador más favorable de cara a la vuelta de la próxima semana en Costa Rica, pero la aguerrida defensa del Pecho Amarillo negó tal posibilidad.

El empate los beneficia, pero no deja claridad en la llave, que se definirá el próximo martes en el estadio Alejandro Morera, en Alajuela.

Allí los de Luis Marín deberán refrendar su condición de favorito y el gol de visitante, para acceder a los ansiados cuartos de fina.