Un informe presentado por la Defensora de la Salud Zulma Calderón, refleja las carencias que presenta el Hospital Nacional de Mazatenango.

La visita se realizó el 8 de septiembre y se hizo público el informe recientemente, donde se detallan las carencias del nosocomio. Dentro de las cuales se menciona la falta de equipo para atender casos de COVID-19 y atención en diferentes servicios.

Lee también: Puente colapsa por crecida de río en Mazatenango

“Los pacientes de las áreas que no corresponden a COVID-19 están pagando entre Q250 y Q1 mil 500 quetzales por imágenes de diagnóstico con ultrasonidos. Esto a pesar que el hospital cuenta con los aparatos para realizarlos. En general no se ha capacitado a personal, a extremos que el recurso humanos descarga videos de la red para el uso del equipo de protección. A eso se une que el personal en el área de COVID-19 han tenido que comprar su propio equipo de protección, debido a la cuestionable calidad del equipo que brinda el hospital”, informó Calderón.

La defensora amplió que al personal del hospital no se les facilita uniformes hospitalarios para utilizar bajo el overol. Los pacientes del área de COVID-19, no tienen acceso para que se les realice tomografía y ultrasonidos, tampoco hemodiálisis. No hay laboratorio, y en el servicio, tampoco se cuenta con medicinas como zinc y vitamina C entre otros medicamentos para pacientes con COVID-19.

Casos en el hospital de Mazatenango

Durante el recorrido en las instalaciones se pudo entrevistar a una mujer que se encontraba llorando en una esquina del hospital. Al cuestionarle que pasaba, indicó que su esposo estaba grave y que necesitaba realizarle unos exámenes pero por la falta de recurso económico no lo podía hacer.

“Se trata de doña Rosa -nombre ficticio- quien nos contó que de emergencia tuvo que reunir Q250 para pagar un ultrasonido hepático. Su esposo se encuentra en emergencia en espera de ser atendido. Esto a pesar que el hospital cuenta con aparato de ultrasonido”, denunció la defensora.

Zulma Calderón, también informó que al hospital de Mazatenango se le asignó un presupuesto para atender la emergencia de COVID-19. Sin embargo, a pesar de eso no se cuenta con medicina y equipo para atender a la población.

“En el informe estamos solicitando la intervención de la Ministra de Salud y del director del Hospital Nacional para que lo antes posible atiendan las deficiencias que fueron detectadas por personal de la Procuraduría de Derechos Humanos, esperemos que la respuesta sea positiva por el bien de los pacientes y del personal hospitalario”, indicó.