Nuestro medioambiente nos llama a tomar acciones; pues cada año los daños por las tormentas de temporada nos afectan cada vez más.

Por: Alexia Higueros, Ecociudadanos

Cada año inicia la temporada de huracanes en el sector del Caribe y países vecinos. Este año, para Guatemala, la temporada de ciclones inició oficialmente el 1 de junio y terminará el 30 de noviembre de 2020.

Lee también: Boxboles, secreto culinario quichelense de Nebaj

En este siglo, los efectos del cambio climático y el medioambiente se han hecho notorios a través de diversos fenómenos naturales. En agosto del 2005, el huracán Katrina causó una serie de daños, destrucciones y cobró la vida de muchas personas en Estados Unidos.  Este huracán llegó a alcanzar vientos de hasta 333 km/h. Sus efectos fueron devastadores, generó inundaciones en muchos estados de Estados Unidos, siendo Nueva Orleans y Luisiana de los más golpeados.

Al inicio de esta temporada de ciclones, la tormenta tropical Amanda fue el primer suceso que afectó al país. Iniciando un sistema de bajas presiones y abriendo paso a la formación de la tormenta tropical Cristóbal.

El suceso más reciente que ha afectado al país y por el cual nos hemos unido todos en solidaridad para auxiliar a los damnificados es la tormenta tropical Eta. En gran parte del país, especialmente en los departamentos de Cobán e Izabal, entre otros, la tormenta ha afectado a más de 311 mil personas. Las inundaciones, deslaves y derrumbes han cobrado la vida de personas y han terminado con los bienes de muchísimas más.

Los daños ambientales repercuten al hombre. (Foto: EC)

Consecuencias del daño al medioambiente

Pero ¿por qué los daños son tan catastróficos? El cambio climático es un factor importante; el cambio climático no es el responsable de la formación de huracanes o tormentas, pero sí es el responsable por su recurrencia e intensidad. El aumento de la temperatura de los océanos genera huracanes de mayor potencia.

Por otro lado, los daños que esta clase de fenómenos naturales causa en las comunidades es directamente proporcional a la huella que el ser humano ha dejado. El Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, MARN, establece que la deforestación anual estimada en el territorio guatemalteco es de 73 mil 148 hectáreas.

Avance de la frontera agrícola y tala de árboles. (Foto: EC)

La tala de bosques en Guatemala tiene como principal objetivo la siembra de monocultivos. Caña de azúcar y palma africana son los principales monocultivos del país. Se han propuesto teorías que indican que una mayor densidad de bosques nativos puede ayudar a disminuir la frecuencia de ciclones, así como a evitar que los efectos sean tan catastróficos para las comunidades.

Esta teoría viene del hecho que los bosques nativos tienen una alta capacidad de interceptar y evaporar una mayor cantidad de agua que cualquier otro ecosistema o superficie. El hecho que los ecosistemas naturales de nuestro país estén siendo disturbados para saciar nuestros consumos es lo que hoy en día ha portado a miles de familias a tener pérdidas materiales y por encima de todo, pérdidas humanas.

Como individuos que nos corresponde hacer

  • Darnos cuenta de la importancia de los bosques y su preservación; y disminuir el consumo de leña.
  • En las áreas rurales incentivar la reforestación y técnicas modernas de agroecología que permitan tener sustentabilidad.
  • Entender que los monocultivos que se mencionan con anterioridad son sumamente dañinos aunque estén disfrazados de bienestar económico.
  • El consumo de muchos productos que provienen de la palma africana elaborados con grasas trans disminuirá su comercialización y por lo tanto su cultivo.
  • Detener la depredación de los bosques y evitar técnicas poco conservacionistas.
  • Evidenciar la deforestación en nuestro país lo cual se nota ahora mayormente con la tormenta tropical Eta

Si deseas aprender más sobre temas del medioambiente, Economía Colaborativa y Economía Circular, puedes seguirnos en nuestras publicaciones e informarte más sobre estos temas en nuestros cursos y talleres virtuales de Educando Verde, así como contactarnos a [email protected] o a nuestras redes sociales.

Conoce más de estos y otros contenidos en la edición completa, en:

EntreCultura 146

Ciudades

Nacional