En un operativo para la cooperación transnacional en la lucha contra el crimen organizado, la Policía Federal de México ha entregado a dos miembros de la Mara Salvatrucha a investigadores del Centro Transnacional Antipandillas (CAT-SGIC-PNC) de Guatemala. 

Este hecho tuvo lugar en las oficinas del Instituto Guatemalteco de Migración, ubicadas en la frontera El Carmen, San Marcos, marcando un hito en la colaboración entre México, Estados Unidos, Guatemala y El Salvador.

Lee también: Hallazgo conmociona a Xela: Bebé sin vida en terrenos del Aeropuerto Internacional de Occidente

Los entregados son Elmer Alexander Jaco Martínez, de 33 años, conocido como Moreno y/o Garra, y José Nehemías Trejo Ochoa, de 37 años. Jaco Martínez, integrante de la Mara Salvatrucha, posee un historial criminal en El Salvador que incluye delitos como hurto, homicidio simple, resistencia y desórdenes públicos.

Por su parte, a Trejo Ochoa lo aprehendieron en territorio mexicano, en compañía de otro marero de alto perfil, Carlo Antonio Pérez Nieto, alias Diablito y/o Lola de City Paradise, también perteneciente a la Mara Salvatrucha. Pérez Nieto ya ha sido entregado a las autoridades salvadoreñas por Migración de México, en un traslado aéreo, dada su peligrosidad.

Combate a las pandillas

La operación representa un avance significativo en los esfuerzos de seguridad regional. Además, demuestra la efectividad de la colaboración transfronteriza en el combate a las pandillas y al crimen organizado. La entrega de estos criminales es un claro mensaje de que la cooperación entre países es fundamental para garantizar la seguridad y la justicia.

A los mareros los trasladaron a la frontera Pedro de Alvarado, Moyuta, Jutiapa, para su posterior entrega a las autoridades de El Salvador. Este proceso se lleva a cabo bajo estrictas medidas de seguridad, considerando los antecedentes y el nivel de peligrosidad de los individuos involucrados.

Este evento destaca la importancia de la colaboración internacional en la lucha contra las pandillas y el crimen organizado. La efectiva coordinación entre las naciones de la región es crucial para desmantelar redes criminales y asegurar que los responsables de delitos transnacionales enfrenten la justicia.