El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) decidió elevar su nivel de alerta institucional de naranja, declarada el 16 de junio, a roja ante las emergencias derivadas de las lluvias y el pronóstico para esta temporada.

El MSPAS, con esta medida, instruye a todos los hospitales, puestos de Salud y demás centros estar en apresto y alerta por los incidentes que puedan requerir atención inmediata de personas. Además, velar por el bienestar del personal de Salud, mantener un monitoreo de las condiciones a nivel local y comunicación de riesgo.

Lee también: Temporada de lluvias en Guatemala: Al menos diez muertos y comunidades inundadas en la costa sur

Asimismo, se deberán suspender descansos y vacaciones no necesarios y suspender misiones al interior que no sean por emergencias. Adicionalmente, se deberán trasladar los servicios de Salud cuando las áreas donde se prestan los servicios sean afectadas por inundaciones, deslaves y cualquier tipo de desastre.

Por ahora, las lluvias han generado saturación de los suelos en varias partes del país, especialmente del sur al centro del país, regiones que han recibido la mayoría de precipitaciones. La vaguada monzónica en el Pacífico, la reciente formación de Alberto en el Atlántico y la influencia de baja presión generaron más ingreso de humedad al país desde ambos litorales. Aunque el ciclón Alberto se desplazó a México y se degradó, abundante nubosidad se dirige el golfo de México, con probabilidades de fortalecerse a un fenómeno tropical y un sistema de baja presión podría establecerse en la zona norte de Guatemala.

Atenciones por las lluvias

De momento, la cartera de Salud ha atendido a 105 personas, de casos vinculados a los incidentes por las lluvias. La mayoría de este grupo son mujeres, con 68, además de 37 hombres.

El MSPAS atiende en tres albergues ubicados en Palín, Escuintla; San Lucas Tolimán, Sololá, y El Naranjo, Petén, además de los que se encuentran habilitados por parte de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres, municipalidades y la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente.

La temporada de lluvias también eleva el riesgo de enfermedades respiratorias y gastrointestinales, por lo que la entidad insta a abrigarse, cocinar bien los alimentos y consumir agua purificada.

A los riesgos del agua de lluvia se añade el dengue, debido a la proliferación del zancudo transmisor en esta temporada, ya que aprovecha las aguas estancadas para depositar sus huevecillos. En este sentido, el MSPAS aconseja eliminar cualquier recipiente en desuso que pueda acumular agua de lluvia, cubrir los recipientes para recolección de agua para el consumo y cepillar de forma periódica las pilas. [Tomado de AGN]