Concepción Ramírez Mendoza, conocida como “Doña Chonita”, originaria de Santiago Atitlán, Sololá, y cuyo rostro está plasmado en la moneda de 25 centavos, falleció la noche del viernes, según familiares y autoridades locales. 

La muerte de Doña Chonita, como se le conocía en su pueblo, consternó al departamento, donde era ícono luego que su rostro quedara grabado en la “ficha” o “choca”, como algunos guatemaltecos llaman a la moneda de 25 centavos. Aunque las causas de la muerte aún se desconocen, la noticia la lamentaron los alcaldes de Sololá.

Pedro Reanda, hijo de “Doña Chonita”, de 79 años, informó a medios locales minutos después del deceso que su mamá se encontraba enferma. “Desconocemos la causa de su muerte, esperamos algunos resultados”, dijo.

Lee también: 11S: Nueva York recuerda los atentados 20 años después

La imagen de la notable mujer apareció desde que la Junta Monetaria llevó a cabo el cambio de grabados en monedas. En 1949, se inició la modificación de los grabados de la parte frontal de las monedas y fue cuando se dispuso que se tallara la figura de Concepción Ramírez Mendoza.

¿Quién era la mujer de la moneda de 25 centavos?

Concepción Ramírez Mendoza tenía 17 años cuando la reconocieron como la mujer indígena más bella de Santiago Atitlán. El premio a tal reconocimiento era que su rostro aparecería en la moneda de 25 centavos. Además de una compensación económica de Q2

Fue en 1948 cuando se aprobó el decreto legislativo 528, de ley de especies monetarias. Dicha ley establecía los parámetros de diseño de la moneda de 25 centavos: con un símbolo de identidad y cultura guatemalteca. A cada moneda se le asignó un distintivo y para la moneda de 25 centavos fue el rostro de “Doña Chonita”. Fue electa entre varias candidatas como representante de la mujer maya. Lo anterior quedó establecido el 9 de octubre de 1959 por la Junta Monetaria.

Una vez confirmada la decisión, doña Chonita fue fotografiada en Santiago Atitlán por el artista Alfredo Gálvez Suárez, con un tocado en su cabeza, conocido como tocoyal.

Décadas después, la historia y el Estado le hizo justicia a la mujer, cuyo rostro ha estado en mano y de bolsillo en bolsillo, cuando el Congreso de la República aprobó una pensión vitalicia de Q5 mil mensuales y que recibió sus últimos tres años de vida.

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades