El gran compositor guatemalteco Mónico de León dejó para la posteridad la famosa marcha La Reseña. Con las imponentes notas de esta imponente pieza musical, la Consagrada Imagen de Jesús Nazareno de La Merced bendice a Guatemala.

Es la procesión de La Reseña, del recuerdo, de la añoranza por la paz y la armonía en este templo que se ubica en la 11 avenida y 5a. calle de la zona 1, barrio de La Merced.

Lee también: Salud dice contar con abastecimiento para atender emergencias en Semana Santa

Desde hace más de tres siglos, el nazareno mercedario sale a las calles el Martes Santo sin adorno. Lo decorarán miles de ramos de flores que lanzan los devotos.

Mateo de Zúñiga esculpió al Nazareno de La Merced, y Joseph de la Cerda se encargó del encarnado.

Jesús de la Merced fue el primero en ser consagrado en Guatemala, en el siglo XVIII. Sus facciones son perfectas y su rostro tiene señales de tortura.

De la Cerda supo dejar en cada parte del rostro y manos del Nazareno de la Merced marcas de sangre, equimosis, golpes contusos y punzadas de espinas.

Zúñiga marcó para siempre a esta escultura del barroco guatemalteco.

El barrio La Merced y su historia

El barrio de La Merced, de aparecidos y leyendas, de las crónicas de Milla y las andanzas de Asturias se llena de color este día con el paso de Jesús.

Lo característico del cortejo es que siempre se ha hecho acompañar por la mayor cantidad de músicos de la Semana Santa. Ellos, hombres y mujeres, ofrecían sus servicios gratuitos, como una forma de agradecimiento y tributo.

Desde las 7:00 horas y hasta el mediodía de este Martes Santo, las calles aledañas al templo mercedario, administrado por los jesuitas, se llena de color, amor y destellos.

Es la antesala a la magna procesión del Viernes Santo, cuando nuevamente el Nazareno salga en su cortejo en horas de la madrugada.

El Martes Santo, las andas del Señor y su madre santísima son levantadas a los acordes de La Reseña.

El Viernes Santo, en cambio, sonarán en las naves mercedarias las notas de la marcha Señor Pequé, de monseñor Joaquín Santamaría y Vigil.

Así se vive este Martes Santo, propio de la Semana Santa en Guatemala, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

*Tomado de AGN