El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, son responsables de crímenes de lesa humanidad.

Junto a ellos también altos mandos de la Policía Nacional y otras entidades estatales. Han perpetrado violaciones graves y muy diversas de los derechos de la población, que se equiparan a crímenes de lesa humanidad.

Lee también: Disparan contra el supermercado de la familia de la esposa de Messi en Argentina

Ortega y Murillo, culpables según la conclusión de un grupo de especialistas

Estas es la conclusión a la que llegó un grupo de expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Dicho grupo lo crearon para investigar y recabar pruebas de la situación en Nicaragua a partir de las protestas ciudadanas de 2018, y que ha presentado hoy a la prensa en Ginebra su primer informe.

Los crímenes de lesa humanidad de los que se acusa a la cúpula política y de seguridad de Nicaragua cubren un espectro muy amplio de abusos, como ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, torturas, violencia sexual, así como un nivel tal de censura que impide a los ciudadanos participar en los asuntos públicos, expresarse, reunirse o ejercer su libertad de conciencia y religión.