El comité ejecutivo del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) mediante un comunicado ha expresado su rechazo a la oficialización de los resultados electorales de la segunda vuelta realizada el pasado 20 de agosto, en donde el Tribunal Supremo Electoral da por ganador a Bernardo Arévalo y Karin Herrera como presidente y vicepresidenta electo.

Según explican, consideran que el Tribunal se “precipitó” en la oficialización de los resultados, pues a su criterio, tenían el suficiente tiempo para evaluar todas las impugnaciones y así oficializar los resultados a más tardar el 8 de noviembre, por lo que afirman que existen anomalías e ilegalidades.

Lee también: TSE oficializa a Bernardo Arévalo y Karin Herrera como presidente y vicepresidente electos 

A su alegato suman la decisión del Registrador de Ciudadanos de acatar la orden del juez Fredy Orellana de suspender al partido Movimiento Semilla, con lo cual aseguran que los candidatos ganadores por esta agrupación, no se les puede adjudicar sus cargos y por ende no se les puede permitir tomar posesión del cargo.

La UNE señala que ante las arbitrariedades encontradas por su agrupación, solicita la intervención de la Contraloría General de Cuentas, así como del Ministerio Público para que investiguen al Tribunal y se determine si hubo o no las ilegalidades que estos afirman existieron tanto en la primera como en la segunda vuelta electoral y así se garantice la pureza del proceso.