En Ixcán, Quiché, una manifestación organizada por transportistas se tornó violenta y causó destrozos en el edificio municipal. Todo comenzó a las 10:00 de la mañana cuando líderes de los inconformes llegaron a la comuna para hablar con el alcalde, Antonio Elías Calel.

Fueron dos asuntos a tratar. Uno, reducir el costo de la Tarjeta de Operación de Q800 a Q500 que debe pagar el transporte urbano, al respecto el jefe edil planificó una reunión para el 11 de agosto, para tratar el tema. Dos, pedir su intervención para derogar el acuerdo gubernativo 17-2020, aprobado en los últimos días del gobierno de Jimmy Morales.

Lee también: Giammattei minimiza las manifestaciones y bloqueos que piden su renuncia

Se trata del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil Contra Terceros del Transporte Colectivo Urbano de Pasajeros y de Carga. La normativa obliga a todos los transportistas a pagar un seguro para los pasajeros.

Al respecto el jefe edil indicó que no puede hacer nada, solo trasladar la molestia a una bancada en el Congreso, pues son ellos los únicos que pueden derogarla.

Después de la reunión los líderes del transporte le exigieron a Elías Calel salir a dialogar con los manifestantes, pero la situación se salió de control. Le lanzaron naranjas y piedras, optó por entrar a su despacho. Mientras, abajo, destrozaron la puerta, ventanas, computadoras, documentos y mobiliario de la comuna.

En la manifestación en Ixcán resultaron heridos dos empleados municipales y un manifestante.

Este es el primer período de Antonio Elías Cale al frente de la comuna. Llegó con la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). [Por Oswaldo Ical. Vía Ojoconmipisto]

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades