Miles de personas se congregaron este domingo en el centro de Washington para rezar contra el racismo y la brutalidad policial.

Fue una marcha religiosa que demostró la diversidad y amplitud del movimiento espoleado en EE.UU. por el homicidio de George Floyd y otros afroamericanos.

Lee también: Polémica por película Lo que el viento se llevó

Los manifestantes se citaron a las 06:00 de la mañana ante el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericanas, en el centro de la ciudad de Washington. Marcharon hasta situarse enfrente de la Casa Blanca, en un tramo de calle recién bautizado como la plaza de “Black Lives Matter”, “Las vidas negras importan”.

“Queríamos convocar algo que no solo estuviera impregnado de rabia. Que integrara nuestra fe”, dijo uno de los organizadores de la marcha, Howard-John Wesley; reverendo de la iglesia baptista Alfred Street de Alexandria, Virginia, al diario The Washington Post.

“Rezamos para que toques los corazones de esta nación. Oh, Dios, muéstrate fuerte, muéstrate en Mineápolis, en Atlanta, en Washington. Señor, quiero ver a mis hijos crecer”, proclamó Wesley durante su sermón ante la multitud en la plaza de “Black Lives Matter”.

Los asistentes, en su mayoría afroamericanos, llenaron varios bloques de la calle 16 con estrictas medidas de separación y uso obligatorio de mascarilla. Unos requisitos de cuyo cumplimiento se aseguraban periódicamente los organizadores, conscientes de que el COVID-19 ha golpeado especialmente a la población negra en EE.UU.

La sobria manifestación, titulada “Marcha para rezar por la paz y la justicia”, se basó en la idea de que Dios “pide justicia, transforma los corazones y las vidas y restaura la paz”, según la convocatoria difundida en las redes sociales.

La principal asociación por los derechos civiles de EE.UU., la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color,  NAACP, ayudó a la iglesia a organizar la marcha.

La asistencia a las protestas ha disminuido en los últimos días en la capital, pero siguen reuniendo a cientos de personas en todo el país.

La atención se centró especialmente este fin de semana en Atlanta, Georgia, donde otro joven afroamericano, Rayshard Brooks, murió este viernes por los disparos de un agente policial blanco, que ha sido despedido en medio de una ola de indignación que ha precipitado la renuncia de la jefa de Policía de la ciudad.

EntreCultura 160

Publicidad

Nacional

Ciudades

Login

Welcome to Typer

Brief and amiable onboarding is the first thing a new user sees in the theme.
Join Typer
Registration is closed.