La pandemia del Covid-19 puede ocasionar riesgos en la seguridad tecnológica, pues no solo afectará las relaciones sociales sino el futuro de los modelos de trabajo y la velocidad con que las empresas adoptarán la transformación digital en sus operaciones.

Desde el e-commerce hasta las cadenas de abastecimiento tendrán una evolución mucho más acelerada, lo cual traerá mayores vulnerabilidades y riesgos.

Lee también: Los sellos postales más grandes de Guatemala

El mundo ya experimentó un aumento de estafas con temas relacionados a coronavirus. Desde ataques de malware o amenazas informáticas; hasta intentos de phishing, que se define como el engaño de un ciberdelincuente haciéndose pasar por fuentes confiables con información para engañar a los usuarios y hacerlos compartir datos sensibles.

La siguiente etapa de ataques está por venir, de acuerdo al experto Ángel Salazar, Gerente General de Soluciones Seguras en Guatemala. Las empresas pueden esperar mayores riesgos, a partir de una fuerza de trabajo remota; una expansión del perímetro de seguridad y mayor uso de Wi-Fi público, por ejemplo.

“A medida que crece la demanda por sistemas digitales y teletrabajo, también veremos mayores ataques a dichos activos. Podemos prever un aumento en los errores en sistemas causados por ciberdelincuentes y exacerbados por errores humanos”, explica Salazar.

La pandemia del coronavirus, puede afectar no solo la salud, sino otros aspectos de nuestra vida, como la ciberseguridad. (Foto: SS)

La seguridad tecnológica y las amenazas detectadas

En este panorama, las empresas tendrán que desarrollar mejores políticas de detección de riesgo. Estar más atentas a nuevos y recurrentes ataques. Los expertos de Soluciones Seguras anticipan las siguientes amenazas:

 

  •  Aumento de ransomware: Las demandas de rescate a cambio de datos crecerá en los próximos meses, sobre todo en grandes corporaciones. También crecerán ataques en un nuevo formato, llamado ransomware que se define en que atacantes roban datos del usuario, los cifran o bloquean, exigen un rescate inicial para las claves de descifrado y un segundo rescate para purgar o eliminar los datos.

 

  • Las estructuras físicas serán un blanco apetecido: Los hackers no solo apuntarán a los datos de los usuarios, también tienen planes para atacar infraestructura física de las compañías. Esto incluye desde infraestructura para electricidad hasta equipos médicos. A medida que el Internet de las Cosas, IoT, continúa su expansión, este tipo de ataque será más frecuente.

 

  • La cadena de abastecimiento podría sufrir: Un 94 % de las compañías Fortune 500 reportaron interrupciones en sus cadenas de abastecimiento por el COVID-19, según un reporte de la consultora KPMG. En los próximos meses, esas interrupciones podrían ser ocasionadas por criminales cibernéticos, lo cual genera una mayor necesidad de políticas de detección y respuesta ante amenazas.

 

Para más recursos e información sobre el COVID-19 y su seguridad tecnológica, pueden consultar a Soluciones Seguras.

Te invitamos a conocer la edición completa:

¡Espera próximamente la edición 136!

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades