Guatemala contabiliza hasta este viernes un total de 8,2 millones de personas vacunadas con al menos una dosis contra el COVID-19; lo que representa menos del 50 por ciento del total del su población.

El Ministerio de Salud informó en su actualización sobre la pandemia que 8 millones 267 mil 235 personas han recibido al menos una vacuna contra el COVID-19, de las 18 millones de personas que habitan el territorio guatemalteco aproximadamente, con base en cálculos oficiales.

Lee también: Emiten recomendaciones ante nueva subvariante del COVID-19

Dicha cifra de inmunización señala que solamente el 45 por ciento de la población guatemalteca se ha vacunado contra la enfermedad; cuyo primer caso en el país lo detectaron el 13 de marzo de 2020.

Los datos del Ministerio de Salud establecen además de 6,2 millones de guatemaltecos ya se han vacunado con dos dosis de vacunas anticovid; el equivalente al 34 por ciento de la población.

Ambas cifras de vacunación, tanto la de una dosis como la de dos dosis, equivalen a una de las tasas más bajas de inmunización contra el coronavirus en el continente americano; esto según comparaciones de organismos internacionales.

La cartera sanitaria también especificó que 2,9 millones de personas se han vacunado en tres ocasiones contra el COVID-19. La cuarta dosis ya ha sido inyectada también a 127 mil personas.

A la baja vacunación en Guatemala se suma que aproximadamente 8,3 millones de dosis han caducado sin que el Gobierno las haya utilizado, con un valor en pérdidas de 100 millones de dólares aproximadamente, como señaló un comunicado de la organización no gubernamental Laboratorio de Datos.

COVID-19 en Guatemala

El primer caso del coronavirus en Guatemala fue detectado el 13 de marzo de 2020. Desde entonces se han contabilizado 869 mil 645 contagios en total de manera oficial.

En cuanto a decesos, el país suma 18 mil 270 víctimas fatales de la enfermedad, la cantidad más alta de Centroamérica.

De acuerdo a la cartera sanitaria, el 65 por ciento de las muertes en Guatemala por el COVID-19 fueron personas de sexo masculino y el 35 por ciento femenino.