El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes su intención de participar en el debate electoral frente al aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, el próximo día 15 en Miami, después de salir ayer del hospital donde estaba ingresado tras dar positivo en los tests de COVID-19.

“Estoy deseando el debate de la noche del jueves, 15 de octubre en Miami. ¡Será genial!”, tuiteó el mandatario, sobre quien su médico personal, Sean Conley, dijo el lunes que aún no estaba fuera de peligro.

Lee también: A 30 años de la reunificación alemana

Horas antes de escribir estos tuits, el presidente había escrito otro en el que comparaba el COVID-19 con la gripe, restándole importancia.

Posteriormente, Twitter ocultó este tuit con una advertencia de que viola las reglas de esa red social “sobre la difusión de información engañosa y potencialmente dañina relacionada con COVID-19”; sin embargo, mantuvo accesible el mensaje de Trump por su “interés para el público”.

 

Trump participó en el primer cara a cara frente a Biden el martes pasado en Cleveland, Ohio, días antes de que la madrugada de viernes revelara que había dado positivo en las pruebas de COVID-19, después de que se supiera a través de medios de comunicación que una de sus asesoras, Hope Hicks, había contraído la enfermedad.

Durante el primer debate, varios de los invitados por el presidente asistieron sin mascarilla, en contraste con los de Biden, que sí que la lucieron.

El positivo del presidente llevó a Biden a someterse a la prueba, saliendo negativo.

Actualmente hay más de una docena de positivos en el entorno de Trump, entre ellos la primera dama, Melania Trump, la portavoz presidencial, Kayleigh McEnany, y el jefe de su campaña, Bill Stepien.

Próximo debate, el segundo de tres

Tras ese primer debate hay un segundo programado en Miami, Florida, el próximo 15 de octubre, y un tercero y último el 22 de octubre en Nashville, Tennessee.

La celebración de esos cara a cara estaba en duda tras el positivo y posterior ingreso de Trump el viernes al hospital militar Walter Reed, Maryland, en las afueras de Washington.

El mandatario abandonó este lunes el centro hospitalario, aunque su médico reconoció que “no está fuera de peligro” y que se encuentra, de hecho, en un “terreno no explorado” por otros pacientes de COVID-19 debido al tipo de tratamiento que ha recibido.

Poco después de salir del hospital, Trump insinuó que ya es inmune al coronavirus y animó a la gente a salir y no temerle, en un vídeo grabado justo al llegar a la Casa Blanca y compartido en Twitter.

EE.UU. es la nación del mundo más afectada por la pandemia con casi 7,5 millones de contagios y más de 210 mil fallecidos, según la Universidad Johns Hopkins.

Ciudades

Nacional