Jorge Ubico fue un presidente como pocos, su paso por el Gobierno dejó muchas obras arquitectónicas como el actual Palacio Nacional y dentro de el, su famoso idilio por el número 5.

En el 65 cumpleaños de don Jorge Ubico, se estrenó el Palacio Nacional que en 2018, arribó a su 75 aniversario.

Lee también: Aprendamos sobre la cultura del ahorro

A don Jorge le gustaba el 5, porque era el número de letras de su nombre y apellido. La placa de su automóvil, siendo ya presidente, era 5 y, en su honor, el compositor Pedro Tánchez creó la Marcha Número 5.  Por ello, quería dejar ese número grabado en el edificio que simbolizara a todo el país.

Desde diciembre de 1917 y enero de 1918, cuando varios sismos destruyeron el Palacio de Gobierno, construido en la época del dominio español; Guatemala carecía de un edificio que sirviera de sede al Poder Ejecutivo. Se hicieron varios intentos por construir uno nuevo, el más importante se hizo en 1920 diseñado por el arquitecto italiano Guido Albani; que ocuparía el mismo lugar.

La expulsión del poder del presidente Manuel Estrada, ese año, interrumpió la construcción. El francés Juan Domergue y el alemán Erick Kuba construyeron el Palacio de la Policía Nacional, en la esquina de la 5ª calle y callejón del Manchén, que fue inaugurado en 1926.

Jorge Ubico y el Palacio Nacional

Cuando don Jorge llegó a la presidencia, en 1931, continuó con la idea de levantar un palacio, pero la situación económica era mala, se estaba viviendo la “Gran Depresión”, por lo que esperó hasta la recuperación en 1935 para realizar obras costosas.

Varios arquitectos presentaron proyectos para el edificio, pero don Jorge no aceptó ninguno, ni siquiera el de su arquitecto favorito, el guatemalteco Rafael Pérez de León, graduado de ingeniería en el país y de arquitectura en Francia.

Tenía un diseño previsto, el palacio de los condes de Monterrey, en Salamanca, España.  Probablemente, lo conoció durante sus viajes por Europa. De manera que solicitó a Pérez que, con base en ese palacio, diseñara el de Guatemala.

Así, en 1937, Ubico aprobó los planos y, poco después, ordenó la demolición del Palacio de la Policía.

El edificio español era de 1539, diseñado por el arquitecto Gil de Hontañón y se volvió referencia para la corriente historicista que trataba de exaltar las glorias pasadas de España, pues sirvió de modelo a obras como el Pabellón Español de París, edificado en 1900 por José Urioste; el Palacio Postal de México, levantado por el italiano Adamo Boari, en 1907; el Palacio de la Diputación de Palencia, de 1916, creada por Jerónimo Arroyo; el Museo Arqueológico de Sevilla, de 1919, diseñado por Aníbal González, y el Palacio de Comunicaciones de Madrid, obra de Antonio Palacios y Joaquín Otamendi, de 1919.

Vista general del salón de recepciones del Palacio Nacional de la Cultura. / (Foto: Richard and Jo deMeester/Flickr)

Palacio de la Policía

Para reponer el Palacio de la Policía, Ubico ordenó otra construcción en la 6ª Avenida, también inspirada en el de Hontañón (ahora sede del Ministerio de Gobernación).

Para hacerlo diferente a todas esas obras, Pérez planificó un color distinto, el verde característico de la vegetación guatemalteca. Por ello, agregó pigmento a la mezcla del concreto en el que se estaba edificando la obra, por lo que, al ser inaugurado, se le añadió el apodo del Guacamolón.

Además, dejó grabado el 5 en las ventanas del Salón de Banquetes, para que el número de don Jorge quedara visible para todos y para siempre.

Historias, anécdotas y caprichos como el de don Jorge Ubico, forman parte de nuestro recorrido por estos 200 años de vida independiente de nuestro país. 2021, año del Bicentenario de Guatemala. [Redacción: Anibal Chajón / CECEG Fotos: Sftrajan/Flickr (SF) – Richard and Jo deMeester/Flickr (RJdM) – Wikipedia (WP)]

EntreCultura 168

Publicidad

Nacional

Ciudades