Al menos 11 personas han resultado muertas y otras 35 heridas como consecuencia de los bombardeos rusos en Ucrania. Esto sobre la región de Járkov, en el noreste y cuya capital es la segunda ciudad del país.

Nueve de las víctimas mortales se produjeron en la capital y otros dos en la ciudad de Krasnohrad, informó Oleh Syniehubov, jefe de la Administración Militar regional, que confirmó que tres de los fallecidos son niños.

Lee también: Ucrania acusa a Rusia de cometer unos 27 mil crímenes de guerra

“La noche pasada fue una de las más trágicas para la provincia de Járkov desde el inicio de la guerra,” escribió Synegubov en su cuenta de Telegram y agregó que “los terroristas rusos atacaron de nuevo zonas residenciales pacíficas”.

Según esta fuente de las autoridades regionales, un misil ruso, probablemente de tipo “Iskander”, impactó en un edificio de tres plantas. Esto en el distrito de Saltiv y lo destruyó por completo. Siete personas murieron bajo los escombros y 17 resultaron heridas, entre ellas un niño de 11 años.

Por otro lado, otro misil alcanzó un edificio de cuatro plantas en el distrito de Slobid. Así lo dijo Synegubov, que señaló que las labores de rescate todavía continúan. Sin embargo, por el momento han muerto dos personas y 18 han sido heridas, entre ellas dos niños.

Ataques de las tropas rusas contra Ucrania

El jefe de la administración militar agregó que sobre las cuatro de la mañana se registró además un ataque contra la ciudad de Krasnograd, a unos 100 kilómetros al sur de Járkov.

En dicho ataque resultaron dañados una decena de edificios y murieron dos civiles. Mientras que otros dos resultaron heridos, señaló Synegubov.

El responsable militar añadió que los intentos del enemigo por tomar posiciones ucranianas han sido hasta ahora infructuosos. Han terminado en retiradas. Por lo que Rusia se centra ahora en bombardear a las fuerzas ucranianas con artillería y sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes.