El alcalde de San Antonio Ilotenango, Quiché, Domingo Ajeataz, en estado de ebriedad insultó micrófono en mano a los asistentes a una fiesta. El incidente ocurrió el pasado 1 de noviembre cuando el jefe edil se subió al escenario para hacer uso de la palabra.

En el video que se hizo viral en las redes sociales, Domingo Ajeataz, además de insultar a quienes criticaba su fiesta, los amenazó. Indignado los invitó con insultos a que se fueran del lugar si no estaban de acuerdo con la celebración.

Lee también: Patricia Letona renuncia al cargo de Secretaria de Comunicación Social de la Presidencia

Es importante mencionar que ni Ajeataz, y tampoco dos mujeres que lo acompañaban en el escenario usaban mascarilla.

“Si se ponen tercos, si se ponen chiquimultecos, mejor que se vayan a la ve…; Ahorita estoy mandando a la Policía Nacional Civil y a la Policía Municipal para que agarre a todos esos hijos de p… que no quieren la fiesta”, expresó molesto el alcalde Domingo Ajeataz.

El alcalde continuó con la insistencia en el escenario ante la mirada de los presentes en el salón. Además de insultar a las personas, amenazaba con suspender la fiesta; al mismo tiempo en que exigía que la marimba siguiera tocando, mientras sus integrantes se tomaban un descanso.

“También la marimba se está tardando. Nos quiere tocar la marimba o se van, porque ahorita vamos a cancelar la fiesta, Soy el alcalde municipal ¿no?”, expresó con tono autoritario.

“¿Los mandamos a la mie… a los de la marimba?”, preguntó el alcalde; “Bájense, ahora si”, exclamó.

Ante los insultos y el discurso lleno de palabras vulgares, algunos de los asistentes respondieron al jefe edil, quien siguió insultando.

Irónicamente, una de las mujeres en el escenario dijo “exigimos respeto porque estamos celebrando a nuestro patrono”.

Sin pronunciarse ante el escándalo del video del alcalde de San Antonio Ilotenango

A pesar de que el video circula por todas las plataformas digitales de forma viral, aún no existe ningún comunicado oficial o postura de las autoridades.

En el mismo video se alcanza a observar que en el salón no existe distanciamiento social, que hay presencia de agentes de la policía de tránsito; además no hay otras medidas de bioseguridad por la pandemia como el uso de mascarilla o el gel para aplicar en las manos.