Las imágenes de video del linchamiento de una mujer y otros dos hombres presuntos secuestradores y asesinos de una niña llamada Camila, en México, llenaron las redes sociales.

Los incidentes ocurrieron en la ciudad de Taxco, en el estado de Guerrero. Agentes de la seguridad pública capturaron a los supuestos secuestradores y asesinos de Camila Gómez Ortega. A la pequeña de ocho años la encontraron muerta, y con señales de violencia entre una bolsa plástica.

Lee también: Cerca de 17 mil guatemaltecos recibieron atención de Sinaprese en la Semana Mayor

Sin embargo, un grupo de personas logró quitarle los capturados a los agentes de seguridad pública y comenzó la golpiza.

Los detenidos ya estaban en las patrullas cuando a la fuerza y a jalones, los lograron bajar para continuar la vapuleada.

Después de quedar sangrando e inconscientes, los uniformados lograron retirarlos del lugar. Horas más tarde se confirmó la muerte de la mujer a consecuencia de la brutal golpiza. La identificaron como Ana Rosa Díaz Aguilar.

Las autoridades también trasladaron gravemente heridos a los hijos de Díaz Aguilar. Se trata de Axel Alejandro y Alfredo, de 21 y 18 años de edad, respectivamente.

Aunque a un inicio se rumoraba que uno había fallecido, las autoridades confirmaron que los dos están graves. Uno presenta fractura de cráneo y el otro laceraciones y fractura de sus extremidades.

Secuestradores y asesinos engañaron a Camila invitándola a jugar en la piscina

Según la versión, la fallecida, una hija pequeña y sus hijos grandes, invitaron a la pequeña Camila a nadar a una piscina. Con ese engaño, la menor llegó hasta el lugar donde después la secuestraron y asesinaron.

Al momento de su captura, Ana Rosa Díaz Aguilar negó que la niña hubiera llegado al lugar. Sin embargo, el video de una cámara de seguridad muestra el momento en que la niña entra saltando de alegría porque iría a jugar a la piscina.

Lo que dice la madre de la niña fallecida

Magui Díaz, madre de Camila, le respondió el secretario de seguridad de Taxco, quien dio a entender que tenía parte de la responsabilidad de la muerte de su hija.

“No es mi culpa. Siempre la cuidaba. Siempre estuve al pendiente de ella. La gente que me conoce lo sabe. No tengo solo una, tengo tres. Simplemente, confié en las personas equivocadas”, expresó entre lágrimas.

“El único pecado de mi hija fue querer mucho a esa niña. Ella también llegaba a mi casa”, agregó.

Magui también lamentó el linchamiento de Ana Rosa, a quien hubiera deseado que cumpliera en la cárcel por el crimen de su pequeña.

“Sobre lo que le pasó a la señora Ana, no estuvo en mis manos. La gente ya estaba cansada. Tenían una noche ahí sin dormir. No era lo que yo quería. Yo la quería viva para que sufriera el mismo tiempo que yo voy a sufrir, pero ella pudriéndose en la cárcel, por lo que le hizo a una niña. Una niña que lo único que hizo fue querer a su hija”, puntualizó.

“Quiero justicia. Porque Ana no lo hizo sola. Estoy segura de que hay muchas personas con ella”, finalizó.