En lugar de acudir a un especialista, la mayoría recurre a internet para informarse (las dietas son de los términos más “googleados”).

Dietas saludables para bajar de peso en 2020

El problema es que en ocasiones se enfrentan con propuestas extremas o piensan que deben renunciar a algún grupo de alimentos con el fin de bajar de peso en tiempo récord.

A continuación te mostramos dos tendencias nutricionales opuestas, que se han vuelto muy populares desde el año pasado.
Y que seguirán en boga durante 2020: una restringe la proteína animal y la otra promueve su consumo.

De cada una te presentamos tanto las ventajas como las desventajas, algo que no siempre se menciona en las páginas de internet, y te ofrecemos un veredicto.

La dieta Keto

En realidad es una dieta cetogénica y lo que hace es imitar los cambios bioquímicos que se producen en el ayuno. Utilizando como principal fuente de energía los depósitos de energía, para así lograr una pérdida de peso.

Se evita el consumo de carbohidratos (cereales, pastas, tortillas y tubérculos, entre otros). Y se ingiere un alto contenido de proteínas y verduras de todo tipo.

Algunas dietas no tan extremas incluyen el consumo de ciertas frutas en momentos muy específicos.

Las dietas Keto limitan la ingesta de azúcar natural y añadido.

Existe evidencia y estudios publicados por especialistas que comprueban que este tipo de dietas ayudan a perder peso porque tienen un mayor efecto de saciedad, lo que ayuda a disminuir la ingesta calórica.

Veredicto

Aunque es un buen método para bajar de peso, está contraindicada en pacientes con problemas de hígado o riñón y enfermedades cardiovasculares.

Una de sus desventajas es la disminución de vitaminas, minerales y fibra –cuyas principales fuentes son las frutas–, importantes para el correcto funcionamiento del organismo.

También puede haber estreñimiento, mal aliento, diarrea, debilidad o fatiga general y calambres, entre otros.

La dieta vegana

 

Excluye de su alimentación carnes, productos lácteos, huevos y todo producto que contenga derivados de origen animal. El veganismo es, además, una corriente que va más allá del consumo de alimentos.

También incluye aspectos sociales, preocupación por el medio ambiente y, específicamente, factores relacionados con el bienestar animal.

Las dietas veganas suelen ser ricas en: fibra, magnesio, antioxidantes, vitaminas C y E, hierro, ácido fólico y ácidos grasos poliinsaturados n-6.

Estudios refieren que dentro de las ventajas de esta dieta está la disminución del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, la estabilidad de presión arterial, menores valores de colesterol, control de la glucemia en diabéticos, además de contribuir a evitar el sobrepeso y la obesidad.

Veredicto

Este tipo de dieta tiene un déficit de algunos nutrimentos –zinc, vitaminas A, B12, D, hierro, sodio, grasas totales y ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA)–, que son fundamentales durante la niñez, el embarazo y la vejez, y su ausencia puede desarrollar anemia.

Además, en legumbres, frutos secos, cereales integrales y salvado sin procesar existen los fitatos que ralentizan la absorción del hierro y el zinc.

No hay que olvidar que la proteína animal contribuye a la formación de masa muscular, refuerzan el sistema inmunológico con anticuerpos y ayudan a reparar tejidos y huesos.

Por ello es tan relevante el consumo de proteína animal en nuestra vida, y más aún para niños, embarazadas y adultos mayores.

Veredicto final

Si decides hacer una dieta que implique dejar de consumir algún grupo de alimentos, es muy importante contar con la asesoría de un profesional que tome en cuenta tu estado de salud, hábitos y actividad física.

Existe suficiente información sustentada con estudios comprobados sobre la importancia de comer de todo.  Pero definitivamente esto no significa dejarse ir, sino saber armar los platillos que vamos a consumir acorde al momento del día y el requerimiento de energía que tendremos. [Tomado de Milenio]

EntreCultura 146

Ciudades

Nacional