El tradicional concierto Noche de Verano, en Viena, en el que decenas de miles de personas escuchan al aire libre a la Filarmónica de Viena, se celebrará este año sin apenas público.

Debido a las restricciones por la pandemia causada por el COVID-19, al menos unos 300 afortunados podrán disfrutar de las entradas que se ofrecen para el recital.

Lee también: Luto en México por la muerte de Xavier Ortiz, exintegrante de Garibaldi

“Todavía no podemos decir con exactitud cuántas entradas estarán disponibles, pero serán entre 200 y 400 aproximadamente”, aseguró Claudia Flekatsch-Kapsamer, portavoz de la Filarmónica.

Las localidades forman parte de los mil 250 asientos que se dispondrán en los jardines del palacio de Schönbrunn el próximo 18 de septiembre. Estos se ocuparán, en su mayoría, por patrocinadores, donantes y amigos de la Filarmónica.

En ediciones anteriores el aforo alcanzaba las 100 mil personas. Además, muchos espectadores se acercaban en las horas previas al concierto a los jardines para reservar una entrada gratuita.

Este año, existen restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus. Los que quieran disfrutar del concierto de forma presencial, tendrán que registrarse en la página web de la Filarmónica de Viena; www.wienerphilharmoniker.at; a partir de las 13.00 horas, 11.00 GMT, del lunes 14 de septiembre.

Las entradas se asignarán en función al orden de registro, con un límite de una sola entrada por solicitante, para evitar el acaparamiento; pues la idea es que no asistan grupos grandes.

Los organizadores recuerdan que cualquiera podrá seguir el evento desde casa, ya que será retransmitido a través de dos canales públicos de televisión, uno en Austria, el ÖRF 2, y otro en Alemania, a través de 3SAT.